Una apertura llena de imprevistos

La apertura del período de sesiones ordinarias en Cutral Co parecía común y silvestre, pero esta vez hubo numerosas particularidades imprevistas.
La más notoria fue la manifestación del grupo de vecinos que se opone al tarifazo en las tasas municipales. La segunda se relaciona con la anterior porque se trata del aplauso para el pedido de suspensión de la ordenanza tarifaria durante la lectura del orden del día, que propuso el concejal del UNE- PI, Carlos Moraña. Pero hubo una tercera, tal vez sutil, que fue la diferenciación entre la gestión Ramón Rioseco y la gestión Eduardo Benítez.

El acto comenzó con la presentación protocolar y la entonación de los himnos. Allí se notaron las pancartas de los manifestantes dentro del Centro Cultural. Quienes estaban cerca además pudieron escuchar cómo los protestantes entonaron el himno nacional con énfasis, mientras que el himno neuquino fue más difícil porque la mayoría de los adultos en la provincia no se sabe la letra. El pretendido nacionalismo al entonar el himno fervorosamente demuestra un pensamiento equivocado, porque nadie hace patria sin pagar los impuestos. Se supone que el compromiso de los contribuyentes es para con la ciudad en la que vive, más allá de que se acuerde o no con una medida del intendente.

Lamentablemente la ciudadanía de Cutral Co todavía no comprende la importancia de respetar las instituciones, como no lo hicieron los vecinos contra el tarifazo, porque no utilizaron la herramienta legal de la audiencia pública sino que prefieren la organización extemporánea.

Sin embargo, subyace en esta polémica una realidad irrefutable: la ordenanza tarifaria está mal confeccionada, así no sirve. Lo demuestran los hechos, si debió ser modificada en dos ocasiones a escasas semanas de su sanción y se pretende dos nuevas modificaciones en este mes, entonces no se pensó bien desde la Secretaría de Hacienda. El trabajo es deficiente.

La suspensión, en medio de la confusión ya reinante, tal vez no sea la mejor alternativa pero es evidente que los ediles y el Ejecutivo se deben un análisis serio de la situación.

Un párrafo aparte para la sutileza de Ramón Rioseco. En el discurso mencionó un “antes” y un “después” en el crecimiento de Cutral Co. La falta de énfasis en la frase no bastó para que pasara desapercibida. Era como la publicidad subliminal, que quiere ser efectiva pero invisible.

Importante

“Antes” es la gestión de Benítez, de la que Rioseco formó parte de manera importante. Si antes se hicieron las cosas mal habrá que buscar responsables en quienes gobernaron durante diez años a la localidad. Para que fuera culpa del MPN debería ser “antes-antes”, hace mucho.

Hay que animarse a decirlo, Rioseco quería gobernar de otra manera a Cutral Co, diferente de Benítez y eso es lo que hace. Si es mejor o peor deberán determinarlo los votantes. Cuando el ahora diputado se fue a Neuquén prometió volver en el 2011 pero todo cambia en cuatro años. Veremos si firman nuevamente la pipa de la paz o si se sinceran las diferencias de una buena vez.

Comentá la nota