Apenas se repartió un 10% de lámparas bajo consumo

El fuerte aumento en las tarifas de electricidad contribuyó a que el recambio de lámparas incandescentes por focos de bajo consumo pasara a constituirse un factor de suma importancia para los hogares, donde casi 30% del gasto total corresponde a la iluminación artificial.
Sin embargo, más por razones de logística que por falta del producto, el reparto oficial de esas lámparas (dos por domicilio), en el marco del Plan de uso Racional Eléctrico, muestra importantes demoras. Un informe al que accedió El Cronista destaca que, a un año y medio de lanzado el programa, se entregaron a nivel nacional poco más de 7 millones de lámparas bajo consumo. De ese total, 1,5 millones corresponden a las repartidas desde enero a esta parte. El objetivo del Gobierno era repartir cerca de 7 millones el primer año, 10 millones en 2009, y otros 10 millones en 2010. Es decir, entre enero y mayo, sólo se cumplió con un 10% de lo previsto.

Del global actual, casi el 70% (alrededor de 5 millones) fue entregado en Capital, el conurbano bonaerense y el interior provincial; el resto del país tiene aportes escasos de acuerdo, también, a la cantidad de clientes por provincia. Mientras se repartieron 270.000 en Córdoba; 240.000 en Tucumán; Chaco (230.000); Salta (212.000); Entre Ríos (160.000) y Santa Fe (120.000), en algunas provincias sólo llegaron lámparas a uno o dos puntos. Como en Catamarca, que entregó alrededor de 5.000 unidades exclusivamente en dos localidades (Belén y Recreo). En tanto, en Tierra del Fuego, que tiene un impacto mínimo en la demanda nacional, se repartieron casi 7.000 focos en un solo centro, una cantidad superior a lo asignado, por ejemplo, en ciudades bonaerenses como Campana, Lobería, Necochea, o San Nicolás.

Comentá la nota