Apelaron a la justicia por la clausura del boliche "Al Diablo"

El Tribunal de Faltas de Villa Mercedes ordenó días atrás la clausura definitiva del boliche "Al Diablo", porque algunos vecinos no estaban de acuerdo. Ahora el propietario apeló a la justicia y afirma que cumplió con los requisitos de habilitación. El boliche "Al Diablo" llegó a funcionar sólo cuatro fines de semana

Pocos días después de exigir el cierre del bar Mora –que actualmente funciona como restaurante-, por las sucesivas quejas de los vecinos, el Tribunal de Faltas ordenó la clausura definitiva del boliche "Al Diablo", ubicado en Las Heras e Hilario Cuadros. Tras encuestar a los moradores de la zona, para saber si estaban de acuerdo con la instalación del establecimiento, los inspectores municipales determinaron que el local no podía continuar. El propietario del boliche presentó esta semana un recurso de amparo en la justicia porque argumenta que cumplió con el convenio y los requisitos que le exigía el municipio.

"Cuando fui a hablar a la municipalidad para poner ese boliche, que es un boliche familiar que está a nombre de mi hija, inicié el trámite, pedí la factibilidad. Lo primero que hice fue hacer una encuesta propia para saber qué opinaban los vecinos porque antes había habido problemas con el boliche que funcionaba anteriormente allí. Es más arreglé con los vecinos que ellos cobrarían el estacionamiento y a la parte de atrás que estaba todo oscuro le pusimos luces", detalló Hugo Murgo, dueño del local.

"Obras Públicas me dio la factibilidad –continuó Murgo-, y entonces el municipio hizo una encuesta en la zona y me dijeron que no daba, fui a hablar con los vecinos y varios me dijeron que no les habían hecho la encuesta. Entonces le pedí al encargado del CCCI -Centro de Control y Coordinación de Inspecciones-, que volvieran a hacer la encuesta a los vecinos y resultó que del 42 por ciento que me daba en contra al principio, me dio sólo el 19 por ciento y con eso ya podía funcionar", agregó.

Según reveló Murgo, para poder abrir el boliche debió firmar un contrato con la municipalidad, a pesar de las habilitaciones y las encuestas realizadas a los vecinos, que habían resultado favorables a la instalación del establecimiento. El titular del CCCI Néstor Desotti dijo que luego surgieron otros vecinos que estaban en contra de la ubicación de "Al Diablo" y fue por eso que sobrevino la clausura definitiva.

"El boliche Al Diablo fue cerrado porque la encuesta de los vecinos no le dio favorable. La primera encuesta no le dio, entonces el dueño solicitó que se rehiciera porque había vecinos que lo iban a apoyar. Se revió la encuesta y se acercó al número que decía la ordenanza pero como no era bien firme el tema de los vecinos hicimos un convenio entre partes. En el ínterin hubo la presentación de otros vecinos que no habían sido encuestados y entones volvimos a hacer una encuesta con escribano público y volvió a dar desfavorable", declaró Desotti.

Murgo, explicó que presentó un recurso de amparo "para obligar al municipio a que cumpla con el convenio que me hicieron firmar. Incluso en la última acta que hicieron los inspectores figura que no se escuchaban ruidos afuera y que se cumplía con todo. La Jueza de Faltas no puede ordenar un cierre definitivo, Pachuco y Mora tuvieron como cincuenta denuncias y nunca los cerraron definitivamente", reprochó. "Tuve que firmar un convenio para poder funcionar, donde me decía hasta cuántos policías debía tener y yo lo hice", resaltó el dueño del establecimiento.

Al Diablo, donde trabajaban 41 personas según detalló el propietario, abrió sólo durante cuatro fines de semana. El recurso de amparo fue radicado en el Juzgado de Familia N° 2.

Comentá la nota