De la apatía a la participación: la necesidad de formar cuadros políticos

La escasez de cuadros políticos es uno de los temas que ,a entender del Doctor Christian Lence (*), es imprescindible solucionar. Sostiene también el joven dirigente que "Es posible construir un proyecto político capaz de sostenerse en el tiempo"
En una nota hecha llegar a este Portal de Noticias, Lence indica textualmente:

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre la necesidad de una reforma política y sus posibles alternativas: internas abiertas o cerradas, boleta única, cambios en el sistema electoral, la prohibición de algunas alquimias como las listas espejo, las colectoras o las testimoniales.

Hablar de estas cuestiones en la actualidad parecería que no es prioritario ante realidades crudas como la desigualdad social, la inseguridad, el desempleo o la crisis económica. Sin embargo, hay un aspecto vinculado que resulta imprescindible solucionar, pero en la cual pocos piensan: la escasez cada vez más manifiesta de cuadros políticos.

Si quisiera dar un concepto cercano a un término un tanto difuso, podría decir que son aquellos que tienen la tarea primordial de hacer política con justicia social, que se destacan en diversos campos por su aptitud en la gestión, cuyas capacidades son reconocidas por sus pares, y que su accionar y su pensamiento esta empapado en principios de honestidad, ética y compromiso. Esa categoría de personas que, además de la capacidad de captar las necesidades de la gente, debe saber canalizarlas en la búsqueda de soluciones dejando de lado el interés personal, hoy está en franca extinción.

Aquellos que conocen de estos menesteres, aseguran que para gobernar Argentina es necesario contar con unos 5.000 cuadros que coincidan en cuatro o cinco ideas fuerza. Y para gobernar una ciudad como Mar del Plata serían necesarias unas 100 personas. Más sería una utopía.

¿Es posible juntar esas voluntades y formarlos para intentar cambiar la realidad de millones de argentinos? ¿Es posible construir un proyecto político capaz de sostenerse en el tiempo, en un contexto donde el cortoplacismo y el marketing son las estrellas?

Estoy seguro que sí. Ese ser del que hablo, rodeado de virtudes que pueden parecer difíciles de alcanzar, está presente en la sociedad argentina y nos los encontramos día a día. Aquellos que siguen pensando que no todo es dinero, ansia de poder o fama, ya que esto es siempre una añadidura a la búsqueda suprema del bien común, del respeto a sí mismo y a los demás.

La verdadera reforma política –aquella que compite en importancia con los demás temas prioritarios- está basada en proponer un mecanismo que facilite una apertura hacia la sociedad para lograr formar a esos "cuadros políticos". Lo esencial es aprovechar todas las oportunidades que hay para desarrollarlos al máximo, para sacar de cada personalidad el mayor provecho y convertirla en el valor más útil para la nación.

Si conseguimos hacerlo, estaremos en camino a un país mejor.

Comentá la nota