Apartaron al inspector del Polideportivo

El ministro Benvenuto habría tomado la medida no sólo por la eventual responsabilidad de Velásquez en el control de la obra, sino porque habría trascendidos cuestionamientos a su labor profesional.
El inspector del polideportivo de Ataliva Roca, que se derrumbó a raíz del tornado que pasó por esa localidad el 30 de enero, habría sido desplazado temporariamente de su cargo y se le habrían dado tareas administrativas, dejaron trascender ayer fuentes oficiales de absoluta confianza.

La "sanción" que el Ministerio de Obras Públicas le habría aplicado a Juan Velásquez, quien reside en General Acha, tendría relación no sólo con su eventual responsabilidad en las fallas de construcción del gimnasio, sino además con una serie de cuestionamientos internos que habrían surgido sobre su desenvolvimiento profesional.

Las fuentes expresaron que el ministro Paulo Benvenuto habría recibido "sugerencias" en los últimos días para desplazar a Velásquez de las inspecciones y que, después de analizarlas, las habría aceptado. Por eso habría ordenado que el profesional realice, al menos por ahora, trabajos meramente administrativos.

Más allá de esta medida del Ministerio, el inspector está en la mira del sumario administrativo abierto en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas por la caída del gimnasio, y no se descarta que también su eventual responsabilidad en la caída del polideportivo sea investigada en la causa penal abierta en la justicia ordinaria de Acha.

Una primera pericia, pedida por la diputada del Frepam, Claudia Giorgis, concluyó que la causa principal del derrumbe fue la forma en que se construyeron las columnas, ya que habrían estado "apoyadas y no amuradas" contra el piso. Pero el informe preliminar que recibirá el titular de la F.I.A., Juan Carlos Carola, diría además que se detectaron fallas en el techo, ya que habría estado mal calzado. Por consiguiente, el fuerte viento habría provocado que el techo "hiciera juego", lo que terminó produciendo la caída de toda la estructura.

Silencio.

Velásquez fue contactado por este diario un par de días después del tornado, pero el inspector no quiso hablar. En aquella oportunidad adujo que estaba de vacaciones y que "no sería bueno de mi parte que salga en los medios cuando no me estoy desempeñando en mi puesto de trabajo". Agregó que "desconozco qué pasó" y que el tornado fue "un fenómeno muy raro, que no ocurre normalmente". A partir de esa breve frase se llamó a silencio y continuó trabajando normalmente, hasta que ahora Obras Públicas dispuso provisoriamente que no continúe controlando obras.

También la única vez que Benvenuto habló públicamente del tema, mantuvo el siguiente diálogo con LA ARENA.

-¿Quiénes fueron los responsables directos de la obra?

- La empresa y el responsable técnico de Sol Obras (NdeR: Raúl Horacio Lechner, ex funcionario de la Municipalidad de Puan, quien está procesado por tres delitos e irá a juicio por presuntos hechos de corrupción).

- ¿Y Velásquez?

- La Provincia, indudablemente, tuvo que controlar la obra, pero un inspector no mira el diámetro de los hierros o la cantidad de cemento que se usa para el hormigonado. Eso le corresponde al responsable técnico. Ahora, si el inspector cree que hay deficiencias en la construcción de una obra, debe pararla.

- Velásquez no lo paró.

- No.

- Y firmó el informe final.

- Sí. Pero insisto, si, por ejemplo, las fundaciones estuvieron bien o mal hechas es responsabilidad de la empresa.

El polideportivo fue levantado por la empresa Sol Obras a cambio de 1.858.000 pesos e inaugurado el 29 de septiembre de 2007 para los festejos de los 105 años de Ataliva Roca. Poco después, Sol Obras abandonó licitaciones otorgadas por el gobierno por 23 millones de pesos y solicitó la apertura de su concurso de acreedores, que se tramita en un juzgado de Capital Federal.

Comentá la nota