Apareció el primer caso de dengue autóctono en el Gran Rosario

Como se temía, era sólo cuestión de tiempo: el dengue ya es autóctono en la región. El primer caso es el de una mujer de 49 años que vive en Cabín 9, sobre el límite con Pérez y a escasos 40 metros del límite con Rosario. Aun falta la confirmación del Instituto Maiztegui, pero los análisis municipales ya indican que la mujer, internada en el Hospital Carrasco desde el miércoles pasado, fue picada por un mosquito Aedes aegypti local que estaba infectado. En el barrio, que ayer peinó casa por casa un dispositivo de bloqueo con profesionales de la provincia y los dos municipios, reina la conmoción
En este marco, el gobernador Hermes Binner se dirigió ayer a la localidad de Hersilia, donde hay 400 casos presuntos a la espera de confirmación. Por su parte, el intendente Miguel Lifschitz reclamó que se declare la emergencia nacional (ver aparte).

Positivo. A los nueve casos constatados de dengue autóctono y otros cientos en situación de sospecha que encendieron la alarma desde el norte provincial (ver página 4), ayer se sumó una preocupación equivalente en el Nodo Rosario cuando se confirmó que los estudios le habían dado positivo a Marta A., una vecina de Pérez.

En los últimos tiempos la mujer no viajó a ninguna zona con brote de dengue, ni siquiera más allá de Soldini. "Ella vende ollas Essen, pero siempre por acá, cerca de Pérez", contó ayer el marido de Marta, Miguel Insaurralde, desde el patio de su casa de El Boyero al 100 (a metros de Rivarola y Las Palmeras) que una cuadrilla del municipio acababa de fumigar con esmero.

Así fue como la de los Insaurralde se transformó en la "manzana cero" de una serie de nueve que equipos municipales y provinciales, junto a operarios de Control de Vectores, recorrieron palmo a palmo.

Cuando La Capital llegó al barrio, pasada media mañana, ya era vox pópuli el cuadro que presentaba la mujer. Además, un equipo encargado de fumigar desde la calle con un espeso humo blanco, precedido por una camioneta de la GUM, lo hizo más ostensible.

También recorrieron las cuadras grupos de profesionales de la salud, que relevaron los hogares para cerciorarse de que no hubiera otra gente con un "síndrome febril inespecífico" compatible con dengue.

Fueron ellos mismos quienes escudriñaron los patios para enseñar a "descacharrizar", limpiar y poner boca abajo todos los recipientes, y retirar envueltos en bolsas los que contenían basura para que, a media tarde, camiones recolectores pasaran a retirarlos.

"Recién vinieron y fumigaron este patio y todos los que tenemos alrededor", explicó el marido de la paciente, a punto de volver al hospital. Su mujer ya estaba bien, pero aún seguiría internada entre 24 y 48 horas.

Miguel recordó que hace diez días Marta empezó con síntomas parecidos a los de un resfrío y levantó fiebre. Primero la vio un "médico cercano", al día siguiente el mismo profesional le pidió unos análisis cuyos resultados "no le gustaron", por lo que la derivó al Hospital Carrasco, donde el miércoles quedó internada.

Según el hombre, un primer análisis del Maiztegui había dado negativo, pero anteayer le informaron que las pruebas del laboratorio del Centro de Emergencias Médicas Ambulatorias de Rosario (Cemar), con autorización del instituto de Pergamino, desmentían ese resultado: Marta tenía dengue, "aunque todavía falta una contraprueba".

Lo peor, afirmó Miguel, ya pasó. "Ya recuperó las defensas y los análisis de plaquetas y glóbulos le dan mucho mejor, así que dicen que en 24 o 48 horas le darían el alta", afirmó.

El hombre también aseguró que aunque su mujer es nacida en Roque Sáenz Peña (Chaco), hace mucho tiempo que no viaja a su ciudad ni recibe a parientes de esa zona.

Acá. "El mosquito la tiene que haber picado acá, a pesar de que en casa solemos tener todo cerrado y no es común que entren", explicó. Por supuesto que a partir de ahora el consejo inequívoco es "estar muy pendientes" y extremar los cuidados: usar repelente (personal y ambiental), no dejar ningún recipiente con agua, "evitar a toda costa ser picados".

En sospecha. El responsable de Epidemiología del sur provincial, Julio Befani, confirmó que el caso de Marta A. podría ser el primero autóctono en el Nodo Rosario, donde existen otros 20 importados y más de 50 sospechosos. Entre ellos figuran pacientes que tampoco viajaron a zonas endémicas, uno de Granadero Baigorria.

En toda la provincia los casos confirmados de dengue sumaban hasta ayer 27 y otros cientos tenían sus análisis en curso. En lo que hace a pacientes domiciliados en Rosario, la titular de Información de la Secretaría de Salud municipal, Analía Chumpitaz, sostuvo que continúan siendo 16 los enfermos con dengue importado.

Cautela. El responsable de la Región VIII de Salud, Lelio Mangiaterra, pidió cautela hasta poder establecer la "cadena epidemiológica" de los casos con dengue presuntamente autóctonos. "El compromiso tomado con la Nación es que nuestros resultados de laboratorio sean avalados por el Instituto Maiztegui", recordó.

"Estamos apurando los resultados (de Marta A.), pero difícilmente lleguen antes de mañana", dijo Mangiaterra. Aun así, para el funcionario sería más que raro que el Maiztegui no confirmara los resultados del Cemar. l

En Villa Gobernador Gálvez

El área de Saneamiento de la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez comunicó que sigue realizando fumigaciones en plazas, escuelas, comedores y dispensarios. Además se realizó un estudio con la colocación de ovitrampas que no hallaron larvas del mosquito Aedes Aegypti.

Comentá la nota