Aparecen los números del pavimento

Quedarán oficialmente cerrados entre mañana y el martes. Pero se maneja una reducción del 40 por ciento sobre el precio fijado inicialmente. No se abrirá registro de oposición, pero los vecinos que rechacen la obra podrán expresarse. En esos casos, se suplirán por otra cuadras que lo quieran
El costo del pavimento para los vecinos afectados a la obra será considerablemente menor, al igual que el piso que se impondrá a la cuota, ya que se trabaja sobre un proyecto donde el valor que se maneja dista mucho del fijado inicialmente, y entre mañana y el martes se darán a conocer oficialmente los nuevos números y demás detalles.

De acuerdo a los números que tendrá el nuevo proyecto, el precio para los frentistas se reducirá en un 40 por ciento, ya que de los 5800 pesos que se había fijado para diez metros de frente -un precio que se dijo menor al valor real de la obra- se bajaría a 3500 pesos.

Otro aspecto de importante incidencia para el pago de la obra está en el nuevo valor que se impondrá a la cuota, que tendrá ahora un piso de entre 50 y 60 pesos. Esto sería para el primer año, y se aplicará un sistema mediante el cual ese precio se irá incrementando los años subsiguientes, manteniendo en cada uno una cifra fija.

También se contempla incluir en el proyecto un costo diferenciado para aquellos vecinos frentistas del corredor de tránsito pesado, que también será modificado, pero se atendería el hecho de que el transporte incidió en el deterioro del pavimento y ello merece algún tipo de bonificación, pero restaba definir de qué manera se concretaba.

Esto contempla no solamente al sector del molino, sino también se incluye a los vecinos de Constituyentes, Sarmiento y Colón. En estos dos últimos casos para las cuadras donde circulan camiones dentro del corredor de tránsito pesado.

No incluirá el proyecto un registro de oposición en la manera que lo plantean las normas al respecto, sino que se permitiría a los vecinos de cada una de las cuadras no intervenidas todavía, poder manifestarse de manera negativa a la obra, y no al pago, ya que donde se haga el nuevo pavimento indefectiblemente deberá pagarse. Ese trámite se habilitará en el municipio.

En el caso de las cuadras donde se registre un porcentaje mayor por la negativa a la obra, se suplirán por otras, ya que se manifiesta que existen solicitudes de vecinos requiriendo pavimento, y además porque del estudio realizado por la consultora contratada a tal fin quedaron algunas afuera de este proyecto por las condiciones del pavimento, pero con la anuencia de los frentistas podrán ser incorporadas como reemplazantes.

Asimismo y para aquellos casos que la negativa haga que no se pueda efectuar la repavimentación, pero exista un deterioro tal que lo amerita, se explicará a los vecinos los motivos que se exponen en el estudio realizado para llevar adelante su recuperación.

Se asegura que existirían en espera una cien cuadras más, entre las que pueden ser repavimentadas y fundamentalmente aquellas que nunca tuvieron pavimento, donde existe la mayor cantidad de solicitudes.

Así van apareciendo los números por los cuales el vecinalismo afinaba el lápiz, tratando de efectuar un recupero en términos razonables de dinero para luego reinvertirlo en otras obras con la misma metodología.

También se ha puesto de manifiesto que la obra en su conjunto también incluye la reconstrucción de cordones y badenes, con lo cual una gran cantidad de cuadras que sufren los anegamientos tendrán solucionados esos problemas. Y una de las cuestiones más importantes en ese sentido es que se construirá un pluvial en toda la extensión de calle Mitre.

Por otra parte, se supo que si las condiciones climáticas mejoran, entre lunes y martes se comenzará con la colocación del pavimento en aquellas cuadras que fueron preparadas para tal fin.

Comentá la nota