El aparato estatal contiene el avance de la pobreza en La Rioja

La enorme masa de empleados públicos asalariados, los subsidios, contratos y becas, sumados a los planes asistenciales de emergencia social, provocan que el índice real de la pobreza en la provincia alcance a casi el 34 por ciento de la población, según un estudio privado. Así, La Rioja está a tono con la región y muestra niveles inferiores a las mas afectadas: Chaco, Corrientes, Misiones, Santiago y Formosa, entre otras.
La pobreza en las provincias del país se acercó a 50 por ciento de la población, advirtió un informe privado. Para ese tipo de mediciones, son pobres las familias (dos adultos y dos menores) con ingresos inferiores a 1.000 pesos, porque no alcanzan a cubrir el costo de la canasta básica.

De acuerdo al Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economías Regionales (IADER), la pobreza crónica volvió a instalarse en el país y en 15 provincias ya afecta a 30 por ciento de su población, en tanto en 8 jurisdicciones la tasa se ubica arriba de 40.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INdEC), al primer semestre del año, 17,8 por ciento de la población vivía por debajo de la línea de pobreza.

Sin embargo, según el IADER, un simple recálculo en base a niveles de inflación más realistas que triplican a la oficial, eleva la tasa de pobreza del país a 31,5 por ciento de la población, 13,7 puntos porcentuales más arriba de la oficial. La tasa promedio de pobreza, a pesar de ser muy superior a la que informa el INdEC, esconde la situación crítica que atraviesan algunas provincias.

Sincerando la inflación en el interior del país, queda reflejada en las cifras la alta vulnerabilidad social que persiste en muchas regiones.

En Chaco, donde según el INdEC la pobreza al primer semestre se ubicó en 35,4 por ciento de la población, medida en Resistencia, tomando una tasa de inflación más realista se elevaría a 49,3. Es decir, casi la mitad de la población de esa provincia recibe ingresos insuficientes para acceder a una canasta básica.

Las provincias más afectadas por la pobreza, además de Chaco, son Corrientes, con 46,6 por ciento de su población; Misiones, con 46,1; Santiago del Estero, 45,9; Formosa, 45,5; Jujuy, 44,3; Salta, 43,6; y Tucumán, 41,4.

Así, mientras el país continuó creciendo en los últimos años, en términos de pobreza se retrocedió dos años atrás, y hacia el primer semestre de 2008 se registraban a nivel nacional, tasas similares a las observadas al mismo periodo de 2006. En algunas provincias sin embargo, las tasas se ubican en niveles similares a los de tres o cuatro años atrás, cuando el país aún estaba recuperándose de la fuerte crisis de 2002.

La situación crítica en materia de pobreza no se limita solo a las ocho provincias con tasas superiores a 40 por ciento. Hay 15 jurisdicciones donde la tasa se ubica arriba de 30 por ciento, con elevados niveles de vulnerabilidad.

En San Luis, la pobreza oficial es 22 por ciento, pero recalculada por el IADER se estaría ubicando en 34; en La Rioja asciende según el Gobierno a 18,2 pero sincerando la inflación rondaría 33,7.

Otras dos jurisdicciones donde la pobreza es elevada, son San Juan y el Gran Buenos Aires, con 30,3 y 30,5 por ciento, respectivamente.

Las provincias con menores tasas de pobreza continúan siendo las ubicadas en la región Patagónica. En Santa Cruz, la pobreza recalculada se ubicó en 7,9 por ciento al primer semestre; en Chubut rondaría 9,5; y en Tierra del Fuego sería de 9,9. En Mendoza, la tasa de pobreza se ubicaría en 25,1.

Para el segundo semestre del año, según este análisis, la pobreza a nivel país estaría ubicándose en 32 por ciento y una tendencia similar se registró en las provincias, donde en las más complicadas la tasa ya estaría afectando a más de la mitad de su población.

Comentá la nota