El "aparato" del Estado no garantiza el triunfo

El politólogo Marcos Novaro dice que aunque los gobiernos corren con ventaja en los comicios, deben resolver problemas y no generarlos
Correr con el caballo del comisario es un viejo refrán, que en la actividad política se convirtió en un axioma, que se aplica a quienes cuentan con ciertas ventajas frente al resto de los adversarios. En tiempos electorales, se utiliza esa expresión para atribuírsela al oficialismo de turno, a partir del uso del aparato del Estado en beneficio de sus propios candidatos. Sin embargo, el término aparato es válido para los distintos partidos políticos, aunque no todos tienen el poderío que surge de la esfera estatal.

El politólogo Marcos Novaro (investigador del Conicet) asegura que el Gobierno tiene ventaja porque puede mostrarse haciendo cosas y no solamente hablando, a diferencia del grueso de los políticos que sólo ocupan cargos legislativos. Pero muchas veces, esa ventaja es limitada -advierte-, porque se supone que el oficialismo debe resolver problemas y no generarlos, porque si no se invierte la ventaja.

Ayer, en diálogo con LA GACETA, Novaro mencionó como ejemplo de desventaja en el manejo del aparato del Estado a la situación del kirchnerismo en Buenos Aires. "Hace un uso ilegal de los fondos públicos y ocurren también con algunos gobernadores como Jorge Capitanich en Chaco y Celso Jaque en Mendoza", precisó.

El autor del libro "Historia de la Argentina Contemporánea" remarcó que una cosa es la situación de competencia legítima en la que el Gobierno hace, pero que otra muy distinta es cuando se usan los fondos del Estado en la campaña electoral. "Es un problema constante y ahora se llegó a niveles extremos. Se ha ido agravando el uso de los recursos públicos en la campaña electoral. Lo hizo (Carlos) Menem, en su momento, y también la Alianza, aunque tenía menos plata", señaló.

Contra los abusos

Para el ex senador provincial, Hugo Lazarte, el oficialismo -ejerza quien lo ejerza- siempre tendrá una ventaja frente al resto. "No hay vuelta que darle -dijo-, porque se inauguran obras en plena campaña y se confunde la labor del Gobierno.

"En esto hay algo básico: la plata y dicen por ahí que ‘con la plata baila el mono’ -agrega Lazarte-. Lamentablemente en los últimos tiempos esto se está volviendo patológico en la política -resalta-, porque ya no se trata de sapiencia, ni de capacidad para manejar las circunstancias políticas, sino de la plata que se dispone".

Por su parte, el ex ministro de Gobierno de la gestión bussista, Alberto Germanó, fue contundente en la crítica. "El aparato del Estado es una de las principales corruptelas. Podríamos hablar de robo directo, porque está dentro del derecho penal pero se lo ha hecho tantas veces, que ya parece algo común", afirmó.

Germanó considera que el uso del aparato es algo histórico en el país. "Algunos gobiernos lo utilizaron más y otros menos, pero todos usaron una parte del Estado en beneficio propio", precisó.

Además señaló que el uso del aparato es consecuencia de la falta de alternancia en el poder. "Es sólo una parte de la corruptela, que es visible en épocas de elecciones, pero hay otras que no son tan visibles y que ocurren todo el tiempo", dijo.

El ex diputado radical, Manuel Valeros, en tanto, dijo que hay un abuso. "Todo el aparato del Estado está volcado a la campaña electoral. Hay quienes lo han hecho con mayor énfasis y otros con menos, pero en líneas generales es un mal histórico en la Argentina", afirmó.

OPINION

"Siempre es más fácil y más barato armar el aparato desde el Estado y cuando digo esto no le estoy atribuyendo a tal o cual oficialismo. En todos los países, la condición de oficialista tiene una gravitación, pero en Argentina es más acentuado". (Hugo Lazarte, ex senador provincial por el Partido Justicialista)

"Toda la acción social del Estado está orientada con fines políticos. No se separa lo que debiera ser la actividad social del Estado de la actividad política del partido gobernante. Se mezclan las actividades: unas con otras". (Manuel Valeros, ex diputado por la Unión Cívica Radical)

"El uso del aparato es una herramienta de ventaja. Es algo histórico y da garantías de un triunfo electoral, porque se puede ver en lo que gastan en fiscales, en la impresión de los votos, en la contratación de vehículos para llevar votantes". (Alberto Germano, ex ministro de gobierno por Fuerza Republicana)

"En algunos países vecinos se introdujeron leyes estrictas como por ejemplo que los ministros no puedan hacer publicidad. En Uruguay se cumple, lo mismo que en Chile. En cambio, en Argentina está la ley, pero no se cumple". (Marcos Novaro, politólogo - Investigador del Conicet)

Comentá la nota