Apagones: la EPE pide paciencia pero no indemnizará a los clientes

"Le pedimos a la población un poco de paciencia. Las obras se están haciendo y las probabilidades de falla van a disminuir". Con estas palabras, el director de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Daniel Cantalejo, trató de calmar los ánimos tras el apagón que dejó a barrio Echesortu sin luz por 39 horas y entre el martes y miércoles.
No obstante, anticipó que la EPE no tiene contemplado un régimen de compensaciones. "Cuando se quema un electrodoméstico hay un mecanismo interno de indemnización, ahora por la falta de luz, el tema está en carpeta", subrayó

El funcionario anunció que durante el verano se pondrán en marcha tres nuevas subestaciones transformadoras y que para el 2008 la inversión en infraestructura llegará a los 135 millones de pesos.

Lo cierto es que algunos sectores de Echesortu recién volvieron ayer a la normalidad tras el extenso corte de luz de dos días generado por el desperfecto en la estación transformadora de Catamarca y Lagos.

Lentamente, los comerciantes fueron evaluando los daños en la mercadería, que en su gran mayoría se echó a perder. A pesar de que la EPE no lo contempla, el titular de la Asociación de Comerciantes de Echesortu, Saúl Eluk, anticipó que los negocios afectados exigirán un resarcimiento económico por las pérdidas y por lucro cesante (ver aparte).

En mejoría. El funcionario les aseguró a los clientes de la compañía estatal que lo mejor está por venir. "La situación va a mejorar sustancialmente. Estos problemas fueron por un anticipo del verano en noviembre, pero no hay que darle gran importancia", dijo optimista.

Estaciones. El plan de obras dejará con 11 estaciones transformadoras a la ciudad, una vez que se inauguren tres faltantes: la de Echesortu, que beneficiará al macrocentro y el oeste, la de media tensión en el aeropuerto de Fisherton y una tercera en Ovidio Lagos y Circunvalación.

   Cada una de ellas tendrá un costo de 3 a 5 millones de dólares. La inversión al finalizar el 2008 llegará a los 135 millones de pesos. Un detalle: a fines 2007 había en Rosario 14 cuadrillas, pero se pasó a 30 este año y se incorporación 15 camionetas.

   “Le pedimos a la población un poco de paciencia”, insistió Cantalejo y destacó que en la actualidad “la capacidad de respuesta de la EPE mejoró”.

   “En otro momento, este problema con la estación transformadora de Catamarca y Lagos nos hubiera llevado tres días de arreglos”, calculó el titular de la EPE.

   Los cálculos de los técnicos son auspiciosos. Las altas temperaturas y la sobrecarga energética dejaron fuera de servicio un promedio de entre 3 a 5 subestaciones transformadoras de las 1.320 distribuidas por todo el ejido urbano.

   El grueso de la inversión en obra eléctrica se está completando en estas subestaciones transformadoras y en un rediseño de toda la red de media tensión. Para romper el ciclo de “subinversión” será necesario un plan de obras a cuatro años de 1.000 millones de pesos.

   Y si en 2008 la EPE indicó que se desembolsaron 135 millones, para el año entrante el cálculo ronda los 250 millones de pesos. El de anteayer fue el primer gran apagón de la gestión socialista. Sus funcionarios indican que será el último.

Comentá la nota