Apagón de la siesta fue por el calor y un hecho vandálico

La interrupción del suministro de energía eléctrica ayer, que comenzó cerca de las 14 y se extendió hasta las 17, reabrió la preocupación de usuarios por las perspectivas en la prestación del servicio para el verano.

Secheep confirmó a NORTE ayer que dos hechos dejaron sin electricidad a una importante proporción de vecinos de Resistencia: un hecho vandálico y la saturación en la demanda.

Por un lado, en la zona sur el corte en el servicio se debió a un problema en la línea de 33 Kv, con dirección al dique, junto a la zona de bombeo, donde unos vándalos arrojaron un alambre a los cables de alta tensión.

En ese caso la empresa estatal trabajó en el restablecimiento del servicio, una tarea que demandó unos 40 minutos. Sin embargo, la restitución total demandó unos minutos más hasta completar las distintas zonas. Desde Secheep señalaron que el apagón afectó a una población de entre un 20 y 25 por ciento del área metropolitana.

Por otra parte, un desproporcionado incremento en el encendido de aparatos eléctricos generó otros cortes en varios puntos de la capital chaqueña. En el tercer día consecutivo de una semana con temperaturas que superaron los 40 grados de sensación térmica, el sistema eléctrico dijo basta en más de un barrio de la ciudad. Por eso, la empresa proveedora del servicio pide a los usuarios un consumo racional, controlado y solidario ante una situación que excede toda previsión.

"Les pedimos solidaridad y racionalidad en el consumo, sobre todo en los horarios de la siesta", dijo a NORTE el gerente general de la empresa César Cotichelli.

Algunas de las recomendaciones que el organismo da a las familias es usar un solo aire acondicionado en lugar de dos o más u optimar la refrigeración de espacios más pequeños.

"Hay gente que al llegar a su casa enciende todo lo que tiene y muchas otras familias hacen lo mismo a la misma hora", explicó. El alto uso de artefactos de ventilación y refrigeración hace aumentar la demanda y ocasiona estos trastornos cuando el calor reina en la región y ayer el fenómeno desató una ola de pequeños colapsos que se sucedieron desde las 14 y hasta las 17 aproximadamente.

"Esto reabre la necesidad de contar con más inversiones para afrontar una situación extrema", planteó el funcionario en alusión a la iniciativa de la empresa, consistente en que los usuarios contribuyan con un aporte para financiar obras y mejoras en la infraestructura eléctrica.

De acuerdo con la estadística de Secheep, los cortes habitualmente se producen en horarios pico, de madrugada y en horas de la siesta. Para las autoridades de la empresa la ola de calor que afecta a todo el país forma parte de un problema difícil de contener, sobre todo ante perspectivas de que continuará este fin de semana.

Comentá la nota