El apagón, señal de la crisis del sistema eléctrico Ampliar foto

330 mil usuarios a oscuras durante más de dos horas el martes. ¿Edemsa ha cumplido con el plan de obras? Ni el gobierno ni el EPRE lo dicen con claridad. El riesgo de que la red colapse por desinversión y falta de control.
¿Edemsa ha cumplido con el plan de obras para mantener el servicio? Ese fue uno de los interrogantes que surgió como consecuencia del corte de energía del martes 5, que dejó a 330 mil usuarios desconectados. El apagón que duró más de dos horas fue ocasionado por una explosión en la estación de la empresa en el Parque Petroquímico de Luján de Cuyo.

Pero no es la primera vez que esta duda se plantea. Hace un mes también se hizo foco en el asunto, luego de la denuncia por extorsión que hizo el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, en la Legislatura el 2 de de diciembre del año pasado. Desde ese momento se blanqueó una relación de crisis entre el gobierno de Celso Jaque y el grupo liderado por los empresarios Daniel Vila y José Luis Manzano.

[Cazabán. P.]

Cazabán denunció aprietes de parte de los hombres de negocios especialmente por la el aumento de la tarifa eléctrica. De acuerdo a las declaraciones de Cazabán frente a la Cámara de Diputados, si el Gobierno no concedía la tarifa y a la rentabilidad exigida por los empresarios sobrevendrían una seguidilla de cinco denuncias judiciales contra el Ejecutivo, apuntando a otros negocios donde el grupo tendría intereses como la instalación de salas de juegos en los hoteles cinco estrellas.

Lo dicho, a partir de ese momento una de las preguntas a responder fue si Edemsa había cumplido con el plan de obras comprometido, sobre la base de la sospecha sustentada por el mismo Ejecutivo: se había producido una desinversión por parte de la empresa, originada en la misma puja que se sostuvo hasta julio de este año por el aumento de la tarifa.

Es decir, los ejecutivos de Edemsa justificaron los atrasos en el cumplimiento de las obras de mantenimiento y mejora de las conexiones, por la deficitaria tarifa eléctrica. El martes cuando todavía se mantenía el corte, los representantes privados salieron a explicar el problema y en sus argumentos dejaron ver el déficit en las obras. Claro que lo dijeron a favor del sector empresario al que representan.

Desde Edemsa puntualizaron que se debería haber hecho una conexión paralela a la que se dañó y terminó generando el corte, y que esa obra estaba programada y sólo faltaba el dictamen del EPRE para hacerla.

[Edemsa.apagón-nota]

El gerente técnico de la empresa Enrique Carabajal (a la derecha en la foto tomada el martes al mediodía junto a otros directivos de Edemsa) es a la vez el representante en el directorio de Edemsa de los empleados que están contenidos en lo que se llama Programa de Propiedad Participada (PPP) que controla el 10 por ciento de las acciones de la firma.

Él fue quien dio los argumentos para defender a Edemsa del bochornoso corte que puso de mal humor a media provincia. Dijo Carabajal que esa obra estaba programada desde hace dos años y que esperaban la autorización del Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE). Es decir que esa obra formaba parte del plan que debía cumplir Edemsa.

La respuesta del EPRE sólo se deslizó por los pasillos oficiales sin que se ventilara públicamente. Según los voceros oficiales el órgano contralor no emitió un dictamen porque el pedido de la empresa no incluía el financiamiento de la obra.

Conclusión: hubo desinversión o desidia, o las dos cosas a la vez. Pero sí algo parece seguro a esta altura: el caso prueba que esa obra debía haberse realizado para mitigar los efectos desastrosos del apagón.

Otro aspecto extraído de los entretelones gubernamentales es la opinión de la subsecretaria de Servicios Públicos, Patricia Martínez, que frente a los micrófonos se cuida de denostar a la empresa, pero en privado dio una evaluación preocupante luego de haber ido al lugar del incendio en Luján de Cuyo.

Martínez dijo ante varios funcionarios, y a puertas cerradas, que en el lugar se notaba demasiada suciedad como evidencia de que no se ha realizado el mantenimiento correspondiente desde hace tiempo al transformador que terminó explotando.

Eso denota dos situaciones, concluyó uno de los técnicos oficiales después de escuchar a la subsecretaria: "Edemsa no cumplió con el mantenimiento y el EPRE no controló debidamente a esa estación transformadora".

Los datos encapsulados

La verdad es que la falta de información específica contribuyó con la sospecha que de a poco se transforma en certeza. Esos datos no han sido revelados ni siquiera por quien debería hacerlo que es el EPRE, el organismo encargado de monitorear el cumplimiento de las obligaciones de las prestatarias de energía eléctrica.

Tampoco la información ha sido develada por el Gobierno desde el ámbito técnico concentrado en el Ministerio de Infraestructura. Sólo la subsecretaria Martínez dio su versión de la actuación de Edemsa.

Y desde la empresa se dio a conocer un comunicado en julio pasado, unos días después de conocerse el nuevo cuadro tarifario, donde Edemsa dice de sí misma que es una empresa que ha sufrido pérdidas y aún así ha mantenido el servicio.

Casi en la misma línea empresaria la opinión de Martínez es la contracara de las denuncias que salen del Cuarto Piso de Casa de Gobierno, donde la pelea con los empresarios es descarnada. A propósito de ello, uno de los laderos de Jaque confirmó el cruce de epítetos que Jaque tuvo con Daniel Vila y agregó: "Sólo falta que pasemos a la agresión física. Eso te demuestra cómo están las cosas entre nosotros y ellos".

Patricia bajo el cono de las suspicacias

Retomando el relato, es oportuno conocer el pensamiento de Martínez en este entuerto que la tiene bajo un fuego cruzado por su antecedente como ejecutiva de Edemsa hasta enero de 2008 donde llegó a ser la presidenta del directorio de "la comapañía" tal como ella llama a Edemsa.

[Patricia Martínez]

"A mi no me aprieta nadie… debe ser por mi peso", dijo pausadamente y con tono irónico Martínez luego de que protagonizara la conferencia de prensa que convocó para anunciar las primeras conclusiones sobre el apagón (a la izquierda).

"Fui atacada a bombazos por todos lados pero ni un solo día deje de hacer las intimaciones a la empresa" insistió la funcionaria. Esta mujer llegó a presidir la compañía cuando era controlada por empresario sanrafaelino Omar Álvarez.

Martínez pareció reconfortada con sus declaraciones a MDZ, pareció un desahogo para esta técnica que es evidente que tiene una mirada de la distribuidora diferente que la de la cúpula del gobierno. "Edemsa se autogestiona y tiene un plantel técnico que tiene la camiseta de la compañía", define Martínez con tono defensivo.

La idea de la consulta era conocer cuál era el nivel del cumplimiento de la empresa con respecto al plan de obras que Edemsa se comprometió en estos dos años. Pero curiosamente hizo una apología empresaria. "La empresa ha pagado absolutamente todo, hoy (por el jueves 8) me avisaron que pagaron hasta los intereses que faltaba pagar por el canon –unos 5 millones de pesos-. O sea que están al día", sentenció Martínez.

A reglón seguido insistió con el buen comportamiento empresario y dijo que entendía que Edemsa había cumplido con el plan de inversiones del año pasado pero que aún esperaba el informe del EPRE. "Están cumpliendo y se han ido ajustando en base a la insistencia del Gobierno", replicó.

¿Por qué Patricia Martínez tiene esta postura que llega a ser contradictoria con la de Jaque y Cazabán? Quienes la conocen aseguran que ella siente que está en la antesala del final de su carrera y no quiere irse con un juicio como funcionaria, pero a la vez tiene afectos dentro de la empresa y por eso intenta no demonizar a la firma que la contuvo como ejecutiva durante varios años.

Aunque esta postura otra vez la pusieron haciendo equilibrio en la cornisa. En el mismo Ejecutivo vieron como temerarias las afirmaciones de Martínez al asegurar que Jaque no intervendrá la empresa. "Martínez no tiene autoridad política para contradecir a Jaque y a Cazabán, quienes públicamente no descartaron esa posibilidad" advirtió un funcionario jaquista.

La "electro-victimización"

"En la carta de entendimiento firmada en 2005, y convertida en ley en 2006, Edemsa se comprometió a invertir 65 millones de pesos en obras antes del final del segundo período tarifario, que conluyó el año pasado. A pesar de que el reajuste se demoró, Edemsa cumplió con la totalidad del importe comprometido", menciona un comunicado de la empresa publicado el 24 de julio de 2009, tres días después de que Cazabán anunciara el nuevo cuadro tarifario eléctrico.

"En todo el tercer período tarifario, que va desde el 2008 hasta el 2013, el EPRE reconoció 123 millones de pesos para obras, a razón de unos 25 millones anuales. En junio (de 2009), Edemsa presentó para la aprobación del Directorio –del cual participa el Gobierno de Mendoza– un plan de inversiones a 10 años de 700 millones de pesos, de los cuales 570 millones de pesos están destinados a obras, lo que significa un promedio de 57 millones al año, más del doble de lo reconocido por el EPRE en la pasada Audiencia Pública (de enero de 2009)" remarcó la empresa en ese escrito.

"La distribuidora –consignó el texto privado- ha tenido pérdidas en todos sus ejercicios, acumulando un saldo negativo a marzo de 2009 de $ 430,6 millones. Por esta razón los accionistas no han recibido nunca dividendos ni otra rentabilidad".

Casi cinco meses después Cazabán hizo su estruendosa denuncia en la Legislatura y a partir de ese momento dijo que la Edemsa tenía reticencia a mostrar sus números y sus cumplimientos. A la par, Daniel Vila dijo que se necesitaban 60 millones de pesos para pagar obras que la distribuidora necesita ejecutar. Es decir reconocía la deuda en el cumplimiento de las inversiones asumidas.

Según ese decreto 1569 que habilitó a la nueva tarifa que fue recurrido ante la Suprema Corte de Justicia, el monto que Edemsa deberá invertir desde 2009 hasta el 2013 es de 123 millones de pesos y como se sabe la tarifa garantiza una rentabilidad creciente de entre ocho y nueve por ciento.

Entre las obras que aparecen en los registros oficiales están los reemplazos de disyuntores, ampliaciones de capacidad de transformación, construcciones de edificios y nuevos tendidos eléctricos.

Siempre de acuerdo a las declaraciones de Martínez, la empresa invirtió 42 millones de pesos el año pasado y se ha comprometido destinar 58 millones para este año.

Resumen... y que se haga la luz

En este contexto es necesario conocer de adentro la observación de uno de los actores de esta pelea que se sostiene entre el Gobierno y el grupo empresario dueño de la mayoría accionaria de la distribuidora.

[Edemsa byn]

"La verdad es que la responsabilidad en primera instancia de lo que pasa con Edemsa es de Manzano porque es él quien ‘piensa’ y decide sobre la empresa. Él dice ‘vamos a hacer esto o no’. Y la última responsabilidad es del gobernador que es quien tiene que garantizar el servicio. Pero en el medio está el EPRE que es un órgano de control anodino y falto de reflejos y que tiene que normalizarce", describió el funcionario consultado.

Si este diagnóstico dado por uno de los representantes del Estado ante Edemsa es así, entonces el sistema eléctrico de Mendoza está riesgo y el apagón masivo del martes es sólo una muestra de lo que puede ocurrir en un futuro no tan lejano.

Comentá la nota