El apagón en la región fue preventivo, mientras subsiste la inestabilidad climática y se refuerza la emergencia

La nueva precipitación de ayer a madrugada con el ya clásico corte de energía que esta vez vino de Yacyretá, hizo volver hacia atrás todo el esfuerzo que estaban realizando los organismos provinciales y municipales del Gran Resistencia para aliviar la inundación que viene afectando a los pobladores.
Es así que si bien disminuyó el número de albergados la población sintió el nuevo impacto de la lluvia, pero continuaron las protestas de la gente que sigue responsabilizando a los funcionarios por la inacción demostrada en los últimos años para defender a la población y, fundamentalmente, por la autorización para la construcción de barrios en lugares prácticamente que son lagunas.

Anoche según el informe de la Sala de Situación el número de evacuados asciende a 3609 personas. Esto representa una disminución de 324 personas de ayer y 210 en las últimas horas. Anoche, en Resistencia había evacuadas aún 829 familias que se distribuyen en 2364 menores, 1233 mayores y 12 discapacitados. En Fontana aún quedan albergadas 276 personas, en Puerto Vilelas 100 y en Barranqueras 505.

Además debido a que mantiene la inestabilidad climática se conserva el número de albergues, mientras que en Resistencia se registró un regreso importante a sus viviendas de las personas afectadas por el avance de las aguas de lluvia, quedan 37 establecimientos en funcionamiento como centro de asistencia y contención para los damnificados.

La ministra Beatriz Bogado informó que los más 50 mm caídos durante la madrugada del lunes (en algunos lugares el milimetraje fue superior), provocaron nuevos evacuados en barrios donde antes no se habían sufrido complicaciones.

De esta forma, personas de los barrios Golf Club, Villa Río Negro, Vilelas y Barranqueras tuvieron que abandonar a sus hogares y recurrir a los centros de asistencia. "Pero los evacuados no son los únicos afectados, porque hay gente que tiene agua en su casa pero no quiere dejarla, por ejemplo, y ahí tenemos que tener una asistencia especial", recordó la ministra.

Comentá la nota