Un apagón de 12 minutos afectó al 70 por ciento de Rosario

La tercera parte de la provincia, incluido el 70 por ciento de Rosario, padeció ayer un apagón causado por desperfectos en instalaciones de Transener, la empresa dueña de la red nacional de transporte de electricidad en alta tensión, ubicadas en Chaco y Corrientes. Si bien la interrupción sorpresiva del servicio, que también afectó el suministro de agua potable en la ciudad, duró unos 12 minutos, activó las alarmas en función de la persistencia de las altas temperaturas y las tormentas fuertes y las debilidades del sistema interconectado argentino.
A las 16.17, y como consecuencia de problemas registrados en Resistencia y Paso de los Libres, que también afectaron a sectores de Córdoba y Entre Ríos, salió de servicio la estación transformadora que Transener posee en Pérez (produce de 410 MW).

De inmediato se vieron afectadas ocho de las once subestaciones —alta y media tensión— de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) emplazadas en Rosario (Centro, Echesortu, Sarmiento, Scalabrini Ortiz y Aeropuerto, entre otras), al tiempo que las bombas de la planta potabilizadora de Aguas Santafesinas SA (Assa) dejaron de funcionar, alterando la prestación. Lo mismo ocurrió en parte de San Lorenzo y Capitán Bermúdez.

"El suministro se repuso a las 16.17. Pese a la brevedad de este tipo de cortes, afectan notablemente a la población", explicó a LaCapital el gerente de relaciones institucionales de la EPE, Raúl Stival, poco después de que los rosarinos respiraran aliviados al ver que luces, ventiladores y equipos de aire acondicionado volvían a encenderse en una tarde asfixiante.

Aunque el futuro de la provisión de energía en la Argentina no parece alentador: continúa fuera de servicio la central atómica de Embalse Río Tercero (viene perdiendo 650 MW de generación) y las últimas tormentas hicieron caer 24 torres que transportan electricidad hacia Santa Fe (líneas de 500 KW ubicadas entre Ramallo y Rosario). Hasta el momento se levantaron 15 de esas estructuras.

De hecho, la fuerte tormenta de lluvia, viento y granizo desatada el martes pasado en Córdoba provocó fallas en una línea de Transener, desembocando en un apagón que, durante algunas horas, afectó a esa provincia, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy.

A su vez, la Empresa de Energía de Tucumán (Edet) acaba de anunciar que, a pedido de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), se debe restringir un 20 por ciento del consumo de luz en esa provincia (el calor afecta la generación y el transporte).

Stival, en tanto, no descartó que algunas zonas de Rosario continuaran con cortes de energía como consecuencia de los inconvenientes en Transener. "La tarea de reposición del servicio es gradual, empezando por la alta, siguiendo con la media y concluyendo con la baja tensión", señaló.

Con el suministro eléctrico repuesto, Assa retomó paulatinamente la producción de agua. Su vocero, Guillermo Lanfranco, indicó que el cese del servicio afectó distintos puntos de la ciudad, en especial las viviendas conectadas en extremo de red, aunque destacó que con el correr de las horas se recuperarían los "niveles de presión habituales".

Lanfranco advirtió que los cortes sorpresivos de luz suelen afectar los equipos de Assa , razón por la cual el reinicio del proceso de potabilización del agua no es inmediato.

Comentá la nota