Aoita levantó por 48 horas el paro a la espera de subsidios

Tras dos días consecutivos de paro del transporte interurbano, el cuerpo de delegados del gremio que nuclea a los choferes de corta, media y larga distancia (Aoita) resolvió levantar desde la medianoche y por 48 horas, la medida de fuerza ante la promesa de adelantos de subsidios desde la Nación.
El compromiso sindical implica que hoy y mañana hasta la medianoche el transporte interurbano será normal.

Aunque los activistas reunidos en la Terminal de Ómnibus de esta ciudad insistían anoche a viva voz con sostener el paro, Gregorat fue cortante: "Desde la medianoche se levanta el paro", les comunicó.

Ayer, una delegación encabezada por el subsecretario de Transporte de la Provincia, Edgardo Masciarelli, realizó gestiones en la Capital Federal con la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT), con la finalidad de conseguir un "adelanto" de subsidios para frenar la protesta. El funcionario fue acompañado de un representante de la Fetap y del secretario adjunto de Aoita, Miguel Ángel Herrera.

Gregorat dijo a los activistas que se había destrabado un subsidio de la Secretaría de Transporte de la Nación de 400 pesos por cada trabajador y que "los empresarios pondrían un poco de dinero".

El dirigente sostuvo que el acta correspondiente se firmará mañana en la Secretaría de Trabajo de la Provincia.

En tanto, por segundo día consecutivo, alrededor de 700 mil usuarios de toda la provincia volvieron a padecer la falta de transporte y debieron buscar otras alternativas para llegar a sus ocupaciones (ver aparte el testimonio de los Afectados...).

Aoita reclama un ajuste salarial del 20 por ciento e igual porcentaje para los viáticos, más un incremento del uno al dos por ciento para el adicional por cada año de antigüedad.

El secretario de Trabajo, Omar Sereno, justificó ayer el dictado de una nueva conciliación obligatoria por 15 días "en nuevos hechos que han producido un agravamiento del conflicto con medidas que no son compatibles con un servicio público". Cuestionó que el gremio va "estirando el paro día a día, sin comunicarlo debidamente a la Secretaría de Trabajo, generando una incertidumbre en los usuarios".

El funcionario dijo que la conciliación obligatoria "está vigente" y advirtió que "si Aoita decidía continuar un día más con el paro, los intimaría a deponer la actitud y en caso contrario declararía ilegal la huelga".

Aoita desconoció la conciliación obligatoria dictada por Trabajo y señaló que esa instancia ya fue agotada por el organismo cuando el jueves último concluyó la última etapa.

La Cámara de Locatarios de la Terminal de Ómnibus se quejó por la caída abrupta de las ventas y anticipó que presentarían un recurso de amparo si los choferes persistían en no dejar ingresar las unidades de empresas que no están alcanzadas por el paro. Medio centenar de activistas permanecieron ayer con tambores y redoblantes en el acceso a la estación para impedir el ingreso de los transportes.

Los ómnibus de larga distancia de empresas cuyos choferes no están adheridos a Aoita debían estacionar en la plataforma anexa o en calles adyacentes a la Terminal.

Afectados. Ramón, de Santiago del Estero. "Voy a Bell Ville, pero cuando salí de Santiago del Estero no sabía nada de lo que estaba pasando acá. Estoy desde las 2 de la tarde, y esperaré en la terminal hasta que se levante el paro. Si hay que pasar acá la noche, ¡qué se le va a hacer!".

Alberto, de Firmat, Santa Fe. "Voy a Carlos Paz y no tengo otro medio para ir, así que tendré que esperar. Creo que lo que están pidiendo es justo, pero nos perjudica. Cuando salí de Firmat no sabía que acá estaba pasando esto. Llegué a las 3 de la mañana y no tengo quién me albergue, así que dormiré acá".

Cristina, de Cañada de Rosquín, Santa Fe. "Yo vine a Córdoba al médico por un estudio y me podría haber tomado el colectivo de las 14, pero están de paro. Salí a las 2 de la mañana de mi casa. Ya estoy grande para tener que pasar por esto".

Mirta, de Oliva. "Vine esta mañana a acompañar a una amiga al médico y en un remise, porque no podía perder el turno. Pagamos 150 pesos. Creíamos que a la tarde teníamos tren, pero acá nos damos con que no hay ni tren ni colectivo. El Práctico ofreció llevarnos por 50 pesos, el doble de lo que pagamos siempre. Vendrá a buscarnos mi hija".

Comentá la nota