Los anuncios, bajo una mirada desconfiada.

No podemos hablar de terneros de más de 200 kilos, cuando destetamos a los 80 o 100 kilos, porque hay seca, falta pasto, y liberamos a las madres, para salvar el rodeo", dijo Pedro Loustalot, criador de Deán Funes, en el norte de Córdoba.
"Son anuncios, pero a nosotros no llegaron jamás y no nos cambian absolutamente nada el panorama", dijo Loustalot, desde la altura de su pingo lobuno con el que abrió el desfile en la pista central de Palermo.

Con el mismo aire campero, el productor del sur de Entre Ríos, Gustavo Canteros, mastica el mismo desánimo. Mientras revisa "fierros" para trigo, maíz y soja, Canteros ironiza: "Como lo quiere Cristina, hacemos soja. Y vamos a hacer más soja, porque estas medidas son evidentemente sojeras". Para el agricultor, es esencial bajar "un 10 %" las retenciones a la soja, y "eliminarlas en trigo y maíz".

El legendario juez ganadero Ignacio Corti Maderna y el titular de los criadores de Limousin, Alejandro Dietert, coincidieron en señalar que las medidas son "tímidas, pero favorables" para la carne. "Pero el problema es la intermediación. No puede ser que se venda un novillo a 3 pesos el kilo y valga 30 en una carnicería. Ahora ¿quién corta eso?, allí debería meterse el Gobierno, en lugar de meterse con el que produce", dijo Corti Maderna. "El kilo vivo debería estar en $5".

Roberto Maciel, inseminador y cabañero de Gue Glen Norte, donde la veterinaria es su esposa Luciana sostuvo: "Lo principal es que se restableció el diálogo, pero no estamos conformes". "Nos prometieron subsidio para alimento y no pasó nada; ¿por qué vamos a creer ahora?", dijo el productor de Oliden, Oscar Echeverri.

En los corrales de las Limousin, barriendo como un boyero más, la dueña de "La Juana", Juanita Quesada, confesó que "es difícil ser joven hoy y tomar la posta de un proyecto familiar tan grande, con lo complicado que está el país. Es increíble el precio de la carne y la forma en que nos castigan. Están desapareciendo madres, se cierran las exportaciones, se achican los rodeos", dijo la hija del cabañero Juan Quesada, de Santa Regina, provincia de Buenos Aires. Más optimista, Eduardo Favot, celebra el CITA de oro para su pulverizador

Otra mirada es la de Eduardo ganador del CITA de oro, por la tecnología de su pulverizador, hecho en Cruz Alta, y aunque la producción bajó a un 30% respecto a marzo de 2008, asegura que "la Argentina está condenada al éxito, porque debe darle de comer a otros mercados".

Comentá la nota