El anuncio de suba vino con apagón

El ministro Ciancio dijo a la mañana que el incremento del agua será del 18 o 19 por ciento. El interventor de la EPE afirmó que la luz subirá un 6 por ciento. Por la tarde se produjo un gran corte en el macrocento de Rosario.
Tal como lo había adelantado la semana pasada, el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente de la provincia, Antonio Ciancio, anunció ayer que este año habrá incrementos en las tarifas de agua y luz. El funcionario dijo que el gobierno analiza una actualización tarifaria del agua que sería de un "18 o 19 por ciento", mientras el titular de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Daniel Cantalejo, dijo que la electricidad aumentará un "6 por ciento", porcentaje que estaba estipulado en el presupuesto 2010, aunque no tienen decidido cuándo se instrumentará. El mismo día que se oficializaron estos porcentajes, Rosario sufrió uno de los peores apagones de los últimos tiempos. A las 16.30 una amplia zona delimitada por bulevar Avellaneda, Pellegrini, 1º de mayo y el río se quedó sin energía eléctrica por un lapso que en algunos casos llegó a las cuatro horas.

El desperfecto se produjo en el seccionador de un centro de distribución de la EPE Sarmiento, y produjo una explosión que sacó tres transformadores de servicio en esa estación ubicada en Sarmiento al 300. El servicio se fue recuperando de manera parcial en distintas zonas, pero el microcentro recién recuperó la energía cerca de las 21.

Durante la mañana, Ciancio y Cantalejo habían oficializado las cifras del incremento, lo que provocó opiniones críticas de la oposición. El diputado provincial justicialista, Marcelo Gastaldi, señaló que si bien el ministro ya había adelantado en una visita a la Legislatura que iban a incrementar las tarifas, "los aumentos eran para inversiones que iban a llegar a 250 millones por año. La verdad es que hasta el momento no han invertido ni siquiera el 50 por ciento de lo previsto, pero todos los años seguimos con aumentos permanentes tarifas".

El ministro Ciancio oficializó ayer en declaraciones radiales que el gobierno está analizando una actualización tarifaria del agua que "sería en un 18 o 19 por ciento", y agregó: "Hoy el costo de metro cúbico es de un peso y lo estamos cobrando 43 centavos. Las circunstancias llevan a pedir un pie de igualdad en forma paulatina".

En tanto, el director de la EPE, Daniel Cantalejo, dijo que el presupuesto 2010 contempla un aumento de la electricidad. "Estaba previsto un aumento para este año de un 6 por ciento. Nuestra idea es coordinar a nivel provincial para anunciarlo oportunamente, no tenemos decidido cuándo se instrumentará", precisó el funcionario.

Por su parte, Gastaldi indicó que "el compromiso del gobierno para inversiones era de mil millones de pesos durante sus cuatro años de gestión, y esto era lo que permanentemente los llevaba a esta posición de reactualizar tarifas para no quedar atrasados. La verdad es que hasta el momento no han siquiera invertido el 50 por ciento de lo previsto, pero todos los años seguimos con aumentos permanentes tarifas, pero en su relación con la infraestructura están en un déficit importante".

Ciancio reiteró ayer lo que había adelantado a este diario la semana pasada respecto a las conversaciones mantenidas con los miembros del directorio del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress), para que los aumentos sean paulatinos y no traumáticos. "Creo que han comprendido la situación de la empresa", dijo ayer el ministro.

En este sentido, Alberto Muñoz, uno de los cuatro directores designados por el gobernador Binner en el directorio del Enress, dijo que si bien mantuvieron una reunión con el ministro, que fue más que nada de presentación, "el proceso de discusión del tema tarifario, que está muy anunciado, empezará cuando la empresa eleve la propuesta al ministerio, y éste lo eleve al Ente".

Según Muñoz, antes de aprobar un aumento, "hay que convocar a las organizaciones de usuarios y a la empresa a una misma mesa y hacer un procedimiento. Este es un proceso, no es una resolución, y el Ente tiene que escuchar todas las voces. Hay problemas con todas las empresas de agua en el país, pero este es un tema que hay que tratar con regulación comparativa, viendo los balances y sabiendo qué se gasta en personal, en obras, en comercialización y partir de eso tratar de buscar soluciones en conjunto".

Comentá la nota