BMW anunció su retiro de la categoría.

La Fórmula 1 sufrió un nuevo golpe ante el anuncio de abandono, a fin de año, del fabricante de vehículos alemán BMW, que invocó su falta de resultados en la categoría, pero también su nueva política ecológica.
"Fue una decisión difícil, pero es un paso consecuente con nuestra nueva estrategia, que se define en un refuerzo de la sustentabilidad y la ecología, en lo que queremos ser modelo", dijo el presidente de BMW, Norbert Reithofer. Klaus Draeger, responsable de Desarrollo en la presidencia de BMW, admitió también: "No logramos cumplir nuestras expectativas" aun cuando "en tres años", BMW se consolidó "como equipo puntero" en la F.1. Hace 7 meses, la firma japonesa Honda se fue de la máxima categoría. Mario Theissen, director deportivo de BMW, comprendió la decisión y se comprometió a "concentrar todos los esfuerzos" en seguir luchando hasta el final para despedirse de la F.1 con "buenos resultados".

Había versiones que indicaban también el retiro de Toyota de la F.1, pero la fábrica japonesa desmintió el rumor, a través de su vocera Fernanda Villas Boas de Mello.

La Federación Internacional del Automóvil (FIA), indicó que la situación de BMW podría haberse evitado "si se seguían políticas de reducción de costos", tema que enfrentó al ente con los equipos.

Comentá la nota