TGN anunció el primer default corporativo de la era Kirchner

No pagará un vencimiento de US$ 22,1 millones; lo atribuyó al congelamiento de tarifas de gas
Un compendio de desgracias financieras llevó a Transportadora de Gas del Norte (TGN), empresa del grupo Techint, a anunciar ayer el primer default corporativo desde 2003 (la era Kirchner): no pagará el miércoles próximo un vencimiento de US$ 22,1 millones, según anunció en una carta a la Bolsa porteña, y promete renegociar su deuda de 345 millones, contraída hasta 2012.

Es el primer tropiezo de una firma que venía de restructurar su pasivo en 2006, cuando ofreció a sus acreedores el 20% del capital social. El restante 80% pertenece a Gasinvest (56,35%) y a Blue Ridge Investments (23,53%). Gasinvest es una sociedad controlada en 27,2% por Tecpetrol, de Techint, y participada por Inversora SA (22,3%), Total Gas y Electricidad Argentina (ambas totalizan 20,6%), Petronas (20,6%), Total Gas Andes (6,6%) y Compañía General de Combustibles (5%).

Las razones del default son varias. Pero aun en plena crisis global los analistas miran primero hacia Buenos Aires. También la propia compañía, que ayer dijo en el texto enviado a la Bolsa que el deterioro financiero obedecía "al efecto de la depreciación del peso sobre tarifas domésticas que permanecen fijas, combinado con una caída en los ingresos por transporte de exportación y con un incremento generalizado de nuestros costos en pesos y en dólares". La carta agrega que la decisión se toma para "mantener la prestación segura y confiable del servicio, preservar el principio de empresa en marcha y asegurar la igualdad de trato a todos sus acreedores".

En realidad, la primera en advertirlo públicamente había sido la calificadora Fitch Ratings, que vaticinó la semana pasada este desenlace como consecuencia de los cortes de exportaciones de gas desde aquí. "El mantenimiento de las restricciones por parte del gobierno argentino incrementa el riesgo potencial a pérdidas adicionales en los ingresos de exportación. Fitch prevé que el deterioro en el entorno macroeconómico, el débil marco regulatorio y la falta de ajustes tarifarios atentarán contra la solvencia financiera de la compañía. [...] El default es inminente", dijo el 17 del actual.

Los cortes empezaron de manera caótica en 2004, año de una superposición infrecuente: mientras se autorizaban exportaciones a Chile, se prohibía todo envío a ese país hasta tanto no se cumpliera con el mercado argentino. La situación vació la caja de muchas compañías. En febrero pasado, la Eléctrica Santiago (ESSA) anunció desde Chile la decisión de iniciar acciones legales contra TGN por las interrupciones. Ese contrato significaba el 6% de los ingresos de TGN. Una curiosidad: el controlante de ESSA es en un 90% la norteamericana AES, que negocia en estos días con el Gobierno por la distribuidora eléctrica platense, Edelap.

El default venía discutiéndose desde hacía varias semanas en TGN. Los accionistas partidarios de dejar de pagar se impusieron a quienes consideraban que la decisión desdibujaba la imagen de un grupo como Techint.

"Esto tiene cuatro razones -dijo el economista Fabián Abadie, especialista en servicios regulados-. La primera es una reestructuración tardía. TGN llegó tarde al mercado de capitales, cuando ya el Gobierno empezaba a tocar el índice de inflación. La segunda, el retraso tarifario. La tercera es la crisis global. Y la cuarta, la situación interna: con el fin de las AFJP se destrozó el mercado, que se reestructuró a un nivel de liquidez mucho más bajo. Hay menos pesos, menos liquidez y todos quieren bajar su exposición acá. Nadie compra activos argentinos y el que les pone el precio es el Gobierno."

Candidatos al default

Los temores son bastante predecibles. En el mercado se preguntaban ayer si éste no sería el primero de una serie de casos similares. Casi como acto reflejo, la calificadora Moody´s le bajó ayer la nota a Transportadora de Gas del Sur (TGS) de B1 a B2 en la escala global. "La perspectiva sigue siendo estable", atenuó.

La inquietud se trasladó a otros sectores regulados. Algunos operadores miran, por ejemplo, a Autopistas del Sol. "Estamos quebrados", le contestaron días atrás desde ese concesionario a un operador de la City. La firma, controlada por el grupo español Abertis, soportó hace dos años inspecciones y unas 70 multas valuadas en más de $ 1 millón por diferentes motivos después de haberle transmitido a Claudio Uberti, entonces director del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi), su pretensión de subir tarifas. El aumento fue postergado seis meses.

Los analistas son infinitamente más cautos que los operadores. "Hay que ser prudente -contestó Manuel Solanet, de Infupa-. Pero es cierto que ahora van a estar más afectadas empresas que recibieron aumentos de tarifas para aquellos clientes que, con la crisis, van a consumir menos energía, como la industria". Algo de eso piensan en la Unión Industrial Argentina (UIA). Ayer, en el brindis de fin de año, uno de los dirigentes fabriles se acercó a LA NACION y aludió a una posible recesión de manera sarcástica: "Puede estar tranquilo: no vamos a tener problemas de energía el año que viene".

Parte del problema podría atenuarse si, como especula el mercado, el Gobierno tiene ya pactados nuevos aumentos algunas concesionarias. Las últimas medidas permiten entreverlo. No por nada el ministro de Planificación, Julio De Vido, anunció incrementos recientes, a los que prefirió llamar "reducción de subsidios", con el mismo énfasis con que hasta 2007 negaba la necesidad de aplicarlos. "Esto significa un cumplimiento del compromiso asumido por el Estado nacional en el marco de la política de redistribución", se entusiasmó hace un mes, al anunciar alzas en la electricidad.

345

Millones de dólares

* Es la deuda que tiene TGN contraída hasta 2012. La empresa anunció ayer su decisión de renegociarla.

22,1

Millones de dólares

* Es lo que la compañía debía pagar el próximo miércoles (15,8 millones de capital y 6,3 millones de intereses).

62%

Mercado del gas

* Es la participación que tiene la empresa del grupo Techint en el sector del transporte del fluido en el país.

Comentá la nota