YPF anunció inversiones por US$ 500 millones en exploración

YPF anunció inversiones por US$ 500 millones en exploración
En un acto con la Presidenta, Sebastián Eskenazi dio a conocer también un plan de desarrollo de reservas
El mismo día y en el mismo lugar en que la presidenta Cristina Kirchner sorprendía a todos los petroleros con elogios hacia la pérdida de exportaciones de energía -un estigma que arrastra esta industria desde hace cinco años-, Sebastián Eskenazi, CEO de YPF, anunció inversiones en exploración por 500 millones de dólares para el año próximo y un plan de desarrollo hasta 2014.

Fue en un acto efectuado ayer en la sede de la empresa, el magnífico edificio que ideó el arquitecto César Pelli, delante de la Presidenta, los ministros Julio De Vido (Planificación) y Amado Boudou (Economía), gobernadores y empresarios como Marcelo Mindlin, Cristiano Rattazzi, Alejandro Bulgheroni, Santiago Soldati, Oscar Vicente y José Luis Manzano.

"Vamos invertir 1700 millones en exploración y producción, de los cuales 500 millones irán a exploración", dijo Eskenazi a los periodistas momentos antes de empezar los discursos. "Si realmente lo van a invertir, es un monto ambicioso", ratificó después un ejecutivo de la industria. Eskenazi explicó que los fondos saldrían de recursos propios de la petrolera. ¿Hay que esperar entonces aumentos de precios en los combustibles que sostengan la inversión?, preguntó LA NACION. "No tiene nada que ver, los recursos ya los tenemos -contestó-. YPF no se maneja así, no es una caja. Son inversiones a cinco años".

El empresario anunció también un plan de desarrollo exploratorio hasta 2014, al que calificó como "el más ambicioso en la historia de YPF". El programa intentará determinar el potencial de reservas que tiene la compañía y les permitirá a las provincias asociarse en los proyectos que se encuentren. Ante los periodistas, Eskenazi no eludió referirse a la necesidad de acordar un "horizonte de precios" para el futuro, un reclamo del sector que lleva siete años. "Las tarifas se van a ir acomodando a una realidad. Con el gas se está llegando a un principio de acuerdo, principalmente con las provincias productoras", se entusiasmó.

Eskenazi es, además, el más optimista de todos los petroleros del país. En un entorno de caída generalizada e ininterrumpida de producción desde 1998, sentenció: "No es cierto que nos vayamos a quedar sin petróleo". Según el petrolero, el tight gas (gas natural entrampado en areniscas de baja porosidad) es "el futuro". Para la cuenca neuquina, dijo, el grupo está evaluando un precio de entre 4 y 5 dólares el millón de BTU, el doble de lo que paga hoy la industria por el insumo.

La Presidenta celebró el anuncio e instó a actuar con una lógica de largo plazo. "Pensar que en otras épocas había gente contenta porque se exportaba y, en realidad, en los países serios, exportar energía es un pecado porque el verdadero valor es consumir esa energía puertas adentro del país, porque precisamente ese consumo tiene un valor agregado", sorprendió.

Repsol no se va

Eskenazi negó además que los españoles de Repsol, principal accionista, fueran a vender su participación en la compañía, como trascendió en los últimos meses. "Fui a comer la semana pasada en Madrid con la gente de Sacyr, La Caixa y otros accionistas, y no escuché a ninguno de los socios cambiar esa posición. Yo estoy hace dos años en Repsol y todo fue apoyo. Para ellos, YPF es muy importante."

¿Falta seguridad jurídica?, le preguntó un periodista, recordando el reclamo que los empresarios norteamericanos le hicieron la semana pasada el enviado de Washington, Arturo Valenzuela. "Si estamos en este proyecto es porque nos sentimos en un marco de seguridad jurídica. Ese es un concepto amplio. Repsol se siente cómodo, aunque seguramente habrá cosas por debatir", contestó.

Adelantó también que, probablemente en marzo, productores y refinadores de petróleo empezarían a negociar el precio de crudo mayorista para el mercado interno. "Para mí el precio del barril no es prioritario. Para mí, el prioritario es el del surtidor", sostuvo, y agregó que el modelo no tenía por qué ser el reciente acuerdo alcanzado entre Shell y Pan American Energy u Oxy Petroleum, que fija un aumento gradual para llegar, en marzo, a US$ 45 el barril de crudo escalante (hoy está en 42) y a 46 el cañadón seco (hoy en 43). "Nunca seguimos los precios de Shell", objetó.

Comentá la nota