Un anuncio que está en lista de espera

El jefe de Gobierno ya decidió postular a su vice al frente de la lista de diputados de PRO. Insiste en decir que la candidatura todavía no está definida porque quiere ver los movimientos de sus adversarios antes de confirmarlo.
A diferencia de Elisa Carrió, que anunció que no se postulará al frente de la lista de la Coalición Cívica en la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri optó por mantener la incertidumbre en torno de la candidatura de Gabriela Michetti. "No está decidido todavía", dijo el jefe de Gobierno, aunque en verdad eso no es cierto: la postulación de la vice a diputada nacional está resuelta, pero Macri espera el momento oportuno para anunciarla. "Gabriela ya está instalada y tiene una amplia ventaja sobre el resto. Debemos manejar los tiempos según nuestra conveniencia y no apurarnos", coinciden los dirigentes de PRO que participan junto al líder de esa fuerza en la definición de su estrategia electoral.

La propia Michetti siguió la línea trazada por Macri. "Todavía no he tomado ninguna decisión", declaró, pero en su caso dio alguna pista de lo que resolvió con el jefe de Gobierno al regresar de sus vacaciones por Centroamérica: explicó que el macrismo estaba centrado antes en "fortalecer la gestión", pero que "ahora el escenario es el Congreso".

Macri habló aún menos del asunto. Lo único que contó fue que durante la charla que mantuvo con Michetti, a principios de esta semana, "en algún párrafo hablamos de la elección que viene, que se ha transformado en unos comicios muy importantes para el país".

La falta de precisiones de Macri y Michetti sobre la postulación de la vicejefa de Gobierno es deliberada y responde a una estrategia electoral.

Michetti se presentará como primera candidata a diputada nacional, pero Macri no tiene apuro en lanzarla a la arena electoral. En la Jefatura de Gobierno estiman que el anuncio recién se hará la semana próxima o tal vez la otra. "Las encuestas propias y ajenas demuestran que Gabriela está instalada sin siquiera haber hecho campaña y corre con ventaja frente a los demás, que encima con el adelantamiento de las elecciones ahora tienen menos tiempo para consolidar sus candidaturas", contó a Página/12 un macrista que frecuenta al jefe de Gobierno en su despacho.

Si bien hasta sus adversarios descuentan que Michetti ganará con comodidad –en la oposición porteña no descartan que ronde los 50 puntos y sostienen que "es como Graciela Fernández Meijide en sus mejores épocas"–, en el macrismo prefieren no caer en el exitismo. "Los partidos hay que jugarlos en la cancha", repetían ayer varios macristas. También recurrían a otra metáfora futbolera para expresar su satisfacción por el anuncio de que Carrió no competirá con Michetti y a la vez dejar en claro que la decisión de la líder de la Coalición Cívica no altera los planes trazados por Macri: "Si vos tenés que jugar la final del campeonato y antes del partido tu adversario te dice que no va a jugar con la primera sino con la reserva, vos ponés en la cancha tu equipo de primera para asegurar el resultado".

La vicejefa de Gobierno prefirió no hacer evaluaciones públicas al respecto y evitó pronunciarse sobre lo resuelto por Carrió, quien en las últimas semanas la elogió en varias ocasiones y trató de tender puentes para evitar que ambas se enfrentaran en las urnas. "Soy muy respetuosa –dijo– de las decisiones de los demás."

Michetti no quería en principio ser candidata y mucho menos a diputada nacional. Finalmente, accedió a postularse a la Legislatura –un lugar que le permitía mantenerse en el centro de la escena porteña–, pero la posterior decisión del Gobierno de adelantar las elecciones nacionales para el mismo día de las locales no le dejó margen para negarse a encabezar la lista del PRO a la Cámara baja.

A Michetti no la entusiasman demasiado las campañas electorales, pero quienes la frecuentan en forma cotidiana aseguran que "volvió de vacaciones con otra postura y está muy tranquila". Una de las cosas que la tranquilizó es la decisión de Macri de apostar por Francisco de Narváez, y no por Felipe Solá, para la cabeza de la lista de diputados en la provincia de Buenos Aires.

La vicejefa de Gobierno sabe que la campaña borrará los límites que separan la ciudad del primer cordón del conurbano bonaerense y prefiere compartir cartel con De Narváez. "Siendo peronista, Francisco es el menos peronista de todos", subrayan los macristas encolumnados detrás de Michetti.

Comentá la nota