El anuncio arrimó el apoyo de sectores de centroizquierda

El oficialismo sumaría más de 10 aliados y así obtendría mayoría en Diputados.
Con la marcha atrás para que las telefónicas puedan meterse en el negocio del cable, el kirchnerismo se puso a tiro de lograr el apoyo de más de una decena de diputados de centroizquierda, número decisivo para superar el quórum de 129 diputados para garantizar la votación de la ley de medios.

Los cinco integrantes de Encuentro Popular ratificaron su apoyo al proyecto oficialista: son los socialistas K Ariel Basteiro y Jorge Rivas; las de Libres del Sur, Victoria Donda y Cecilia Merchán, más Vilma Ibarra. A estos se sumarían dos diputados del ARI de Tierra del Fuego, Leonardo Gorbacz y Nélida Belous, y Carlos Raimundi, quien negoció por afuera de su bloque, Solidaridad e Igualdad.

En el SI hay 9 diputados, y seis de ellos, con Edaurdo Macaluse a la cabeza, mostraban dudas. Planteban restricciones claras a las telefónicas y que el Ejecutivo no controlara la mayoría de la autoridad de aplicación.

Macaluse consideró ayer como "un avance positivo" el anuncio de la presidenta Cristina Kirchner respecto de las telefónicas, pero dijo que deberá aguardarse a conocer el texto definitivo. De todas maneras, se estima que los diputados del SI terminarían ahora por inclinarse a favor.

El único que cambiaría del no rotundo al apoyo al proyecto oficial es Claudio Lozano (Proyecto Sur). Ayer consideró Sostuvo que el voto "lo definiremos con Proyecto Sur y con la CTA. Puede definirse como un voto positivo, pero antes quiero ver escrito el texto definitivo".

Dentro del espacio de centroizquierda, el diputado Miguel Bonasso, de Diálogo por Buenos Airs, es quien conserva con más firmeza su posición de rechazo al texto oficial. Ayer reiteró "en forma terminante" su negativa a acompañar el proyecto oficial "si no se modifica la autoridad de aplicación". Dijo que "el reemplazo del viejo y desprestigiado Comfer debe ser por un ente autárquico, federal, controlado por el Parlamento y asociaciones de la sociedad civil -señaló Bonasso-. Nunca bajo la órbita del Poder Ejecutivo, ni de este, ni de ningún gobierno. Si este supuesto no ocurre, presentaré mi dictamen por la minoría", aseguró.

El kirchnerismo también apuntó a asegurarse el voto de los aliados que suelen acompañarlo. Entre éstos, los 7 radicales de la Concertación (Silvia Vázquez, Gustavo Serebrinsky, Francisco Delich, Hugo Cuevas, Hugo Prieto, además de los peronistas independientes Héctor Alvaro y Claudio Moragdo), algunos kirchneristas no alineados (entre ellos el porteño Eduardo Lorenzo Borocotó, la bonaerense Paola Spátola y el misionero Emilio Kakubur) y los 6 santiagueños del gobernador radical Gerardo Zamora.

El socialismo, que se expresó contra la ley, avisó que tras el anuncio de Cristina hará consultas antes de volver a definirse.

Comentá la nota