Anunciaron un paro en Salud para lograr reuniones con las autoridades

Los gremios que representan a los trabajadores de la Salud notificaron ayer sobre la convocatoria a un paro para el próximo 5 de agosto, con el fin de conseguir que al menos, con esta medida, la Secretaría de Trabajo convoque a una conciliación obligatoria en la que se brinde respuesta a los reclamos por el traslado del Hospital de Niños al ala pediátrica del Nuevo Hospital.
La marcha realizada por los trabajadores se dirigió así a la entidad laboral, en donde su titular, Lucas Amado, recibió a los referentes gremiales. Tras una discusión entre los gremios se decidió pedir que en la conciliación se aborde la violación de las leyes laborales con la disposición de la Emergencia Sanitaria dictada por la provincia; el rechazo al gerenciamiento privado, y la inestabilidad e inseguridad de los trabajadores del Hospital de Niños frente al traslado del Hospital.

Los trabajadores reclamaron a Amado que, en caso que convoque a una conciliación obligatoria, exhorte a la contraparte a ser representada directamente por el ministro de Salud, Alfredo Qüerio. Los referentes gremiales buscan que sea el funcionario quien disponga por escrito las condiciones en las cuales pasarán los trabajadores del Hospital de Niños al ala pediátrica. Luego del traspaso será Santa Tecla la que se ocupará de la estructura del Hospital. Extraoficialmente se pudo saber que por ahora el traslado de servicios esenciales como Cirugía y Traumatología se encuentran parados dado que el plantel médico de estas secciones exigió garantías por escrito respecto de las condiciones en las que pasarán. Hasta ahora, las autoridades no pueden cumplir con esta solicitud.

Contra el cierre de un servicio

Por otra parte, tras la publicación de una nota de Crítica de la Argentina, se reunieron más de 7 mil firmas en Buenos Aires para que se evite el cierre del Servicio de Recuperación Nutricional que pertenece al Hospital. Las autoridades de Salud aseguran que el servicio no será cerrado. Pero al ser un servicio que no se considera esencial (a pesar que es el que compensa el estado de los chicos que ingresan al Hospital en mal estado nutricional), se teme que sea abandonado en la vieja infraestructura, y por lo tanto, forzado a un futuro cierre.

Comentá la nota