Anunciaron un paro nacional docente para mañana

La CTERA lo confirmó en repudio a la represión que sufrieron los maestros hoy en Capital Federal, al querer instalar una carpa. El SUTE confirmó que adhiere en Mendoza.
Los sindicatos docentes convocaron a un paro nacional para mañana en rechazo a los graves incidentes ocurridos hoy en la Ciudad de Buenos Aires que dejaron un saldo de al menos seis heridos, tras la decisión del gobierno de Mauricio Macri de impedir la instalación de una carpa frente al edificio de la Avenida de Mayo al alegar que los docentes porteños no tenían autorización para hacerlo.

El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y miembro de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), Francisco Nenna, llamó a un "paro nacional de 24 horas para mañana en todas las jurisdicciones en repudio a los hechos de violencia" ocurridos frente a la Jefatura de Gobierno.

La medida de fuerza será acompañada por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que llamó a un paro a partir del mediodía. En Mendoza, el SUTE confirmó que también adhiere, lo que significa que mañana no habrá clases en las escuelas de la provincia.

Tras los incidentes, el ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, llamó hoy al diálogo para resolver el conflicto", y aseguró que la resolución "no pasa por la vía autoritaria y cerrada".

El ministro aclaró que la Nación "no puede asistir financieramente a la Ciudad en términos de salarios docentes. Se asiste a las once provincias más pobres y la Ciudad de Buenos Aires, con el ingreso per cápita que tiene, está lejos de serlo".

El ministro respondió así a un pedido urgente de reunión que le formuló el ministro de Educación porteño, Mariano Narodowski en la que pedía dialogar "sobre la situación salarial de los docentes en la provincias".

En respuesta, el ministro porteño dijo hoy que pidió una reunión hace cuatro meses para hablar del conflicto docente que hoy afecta a catorce provincias de todo el país.

Los docentes iniciaron este mediodía una vigilia de cien horas, y como parte de su protesta, pretendieron instalar una carpa en la vereda frente a la sede de la Jefatura del Gobierno porteño, pero las autoridades efectuaron una denuncia en la Fiscalía Contravencional argumentando que no tenían la autorización correspondiente.

La fiscal de turno ordenó, entonces, impedir la instalación, por lo que los docentes se enfrentaron con la Policía.

En ese primer episodio, el vocero de prensa de UTE, Alejandro de Michelis y la secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), Stella Maldonado, resultaron heridos, al igual que un director de una escuela del barrio de Villa Lugano.

Tras estos violentos sucesos, los docentes porteños anunciaron parar sus actividades mañana, en repudio a la represión, una medida que se suma a la ya anunciada para el 28 y el 29 de octubre.

Sin embargo, por la tarde, volvió a recrudecerse la protesta, cuando los docentes lograron colocar la carpa, lo que quiso ser impedido por la Policía que lanzó algunos gases lacrimógenos que afectaron al menos a tres docentes, que debieron ser atendidos en el Hospital Argerich.

Este nuevo episodio motivó la solidaridad de otros gremios docentes que finalmente resolvieron el paro en todo el país.

Comentá la nota