Anunciaron para el viernes un paro de 24 horas en el Materno Infantil

Los afiliados de la Asociación de Profesionales de la Salud (APSADES), decidieron parar el viernes por 24 horas en el Hospital Público Materno Infantil, reclamando el pago de un porcentual diferencial para quienes fueron trasladados desde el Hospital de Niños a esta entidad.
Quienes pertenecían al ex Nuevo Hospital El Milagro, por su parte, realizarán la medida pidiendo la devolución de los descuentos realizados tras haber participado de una asamblea permanente realizada en contra de que las historias clínicas sean enviadas a la empresa Plumada.

Desde APSADES se recordó que antes del traslado informaciones volcadas en un medio indicaban que los profesionales trasladados cobrarían un 95% más de su salario. "Pero no se los pagan", dijo la secretaria adjunta de APSADES, Beatriz Reyna, al indicar que incluso existe malestar entre los trabajadores, dado que se redujeron las horas guardias y con ello, el pago que corresponde a los profesionales.

Los trabajadores del Hospital respondieron en una solicitada los agravios volcados por el gobernador Juan Manuel Urtubey indicando que frente a la desorganización existente en la administración, el Hospital "se vuelve inaccesible para muchos pacientes que lo necesitan. Dado que según el contrato durante 6 meses la empresa cobra igual monto mensual sin importar cuantos pacientes atienda, tenemos derecho a pensar que el objetivo es expulsar pacientes, que se atienda lo menos posible para maximizar las ganancias de la Santa Tecla".

"Más defensores de las ganancias"

A las referencias del ministro de Salud, Alfredo Qüerio, sobre "malas mañas y malas costumbres" de los trabajadores del Hospital de Niños, respondieron que "todo el personal de salud hemos dado respuestas durante muchos años a las demandas de salud de los niños salteños, cosa que en este momento vemos dificultada porque se interponen y priorizan los intereses económicos a los sanitarios".

A un mes del traslado llamaron la atención sobre las consecuencias que esto podría generar en los chicos salteños, "en particular los más pobres".

Concluyeron diciendo que si bien es "lícito que una empresa busque ganancias. Lo que no podemos aceptar es que nuestros gobernantes se erijan más en defensores `de esas ganancias`, que en defensores de la salud de los niños".

Comentá la nota