Anunciaron obras hidráulicas en el arroyo de la Toma Nueva.

Romperán el paredón que inundó a 390 familias. Los vecinos volverán cuando se terminen los trabajos.
Continuaron ayer con la serie de tareas específicas de desobstrucción sobre el arroyo Toma Nueva, en el tramo barrio Los Arenales. En la primera etapa se destruyó parte de una alcantarilla que dificultaba el paso del agua y se limpió el arroyo para reducir el caudal de agua.

Ayer se picó la segunda alcantarilla y parte de un paredón a los fines de que el agua corra fluidamente por todo el trayecto del arroyo.

Para la limpieza y profundización del cauce, se picó la estructura de una de las alcantarillas de la zona que obstruía el paso del arroyo Toma Nueva.

Daniel Clivio, subsecretario de Infraestructura municipal, indicó que las construcciones son de hormigón. “Por ser de este material, nos vemos en la obligación de redoblar los esfuerzos para intensificar los trabajos técnicos debido a la dureza de la construcción”, indicó.

Las máquinas trabajaron durante todo el viernes en el canal del arroyo. “Cualquier emergencia provocada por alguna lluvia sería controlada sin inconveniente debido a estos trabajos específicos”, indicó Clivio.”

Con la limpieza del canal, el agua escurrió considerablemente y bajó el nivel del arroyo. Se piensa que en una tormenta similar, al no tener ninguna barrera, el agua correrá normalmente.

Otro de los elementos importantes a intervenir es el paredón que se ubica a la vera del arroyo. Clivio detalló que “el paredón no se romperá en su totalidad. La idea es picar un pequeño sector de la parte inferior que rondará en 1,20 metros de profundidad por 2 metros de largo, que permitirá el correr normal del afluente del arroyo”.

Las 390 familias que viven en la zona no volverán hasta que concluyan las obras.

Comentá la nota