Anunciaron créditos blandos para retener la cosecha de trigo

El Gobierno busca calmar a los productores, que calificaron la decisión como "insuficiente"
Si hay algo que el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner necesita evitar en este momento de crisis institucional por el uso de reservas para el pago de la deuda es un nuevo paro del sector agropecuario. Ayer, con la aparente intención de frenar lo que hasta ahora parecía encaminarse hacia otro plan de lucha del campo, la mandataria anunció medidas dirigidas a calmar a los productores de trigo, que no encuentran compradores para su producto por el cierre de exportaciones que mantiene el mismo gobierno.

En un acto celebrado en el auditorio del Banco Nación, Cristina Kirchner elogió al sector cerealero, "uno de los más dinámicos del país", y anunció créditos blandos para que los productores "no tengan que malvender su trigo". Sin referirse al cierre de exportaciones, a los controles de precios que realiza el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ni a la fortísima caída de la producción en esta cosecha y en la anterior, la Presidenta afirmó: "Esta tasa [de interés] del 14% anual, subsidiada en 7 puntos por el Banco Nación y que en 180 días se reduce en realidad a 3,50, con una prórroga de 90 días, es un instrumento para ayudar a que ese productor triguero no sea esquilmado en su precio pleno". Según fuentes oficiales, la medida -que estaría operativa sólo en una semana- beneficiará a pequeños y medianos productores de hasta 800 toneladas de producción, que para el Gobierno son la gran mayoría de los chacareros que siembran el cereal.

Contra lo que señalan las fuentes oficiales y privadas sobre el volumen de producción (7,5 millones de toneladas esta campaña y 8,7 millones la anterior; en 2008, había sido de 16 millones), la mandataria cuestionó "a aquellos que decían que íbamos a tener que importar trigo" y resaltó los muy buenos rendimientos de la trilla en Entre Ríos.

Reclamos

Precisamente, productores de esa provincia, encabezados por el combativo ruralista Alfredo De Angeli, son quienes vienen impulsando un nuevo paro agropecuario (sería el cuarto tras el extenso conflicto por las retenciones móviles) para reclamar la reapertura de las exportaciones y destrabar la parálisis del mercado, donde no se realizan operaciones desde hace semanas.

Por otro lado, la Presidenta anunció que la Comisión Nacional de Valores (CNV) autorizó al Mercado de Valores de Rosario, mercado adherido a la Bolsa de Comercio de esa ciudad (BCR), a negociar cheques de pago diferido con garantía de warrants . Según explicaron en la BCR, "se trata de un nuevo mecanismo de negociación en los mercados bursátiles que posibilitará obtener financiamiento a través de la negociación directa de cheques con la garantía de mercadería en depósito respaldada por warrants ".

Cristina Kirchner explicó cómo funciona este mecanismo. "La primera vez que estudié los warrants no fue en la Facultad de Derecho, ustedes saben que soy abogada, sino en el colegio secundario, cuando en el colegio se aprendía y mucho. Ahí estudiamos la figura del warrant como un depósito, un acopio que hace el productor, al que le dan un certificado con el que tiene una garantía para poder negociar", relató la mandataria.

Durante el acto, la Presidenta también destacó la producción de maíz, que según sus cálculos podría llegar a las "16,5 o 17 millones de toneladas", mucho más que los "9 o 10 millones que se calculaban". La mandataria también celebró: "Hemos batido récord de exportación de carne en 2009, US$ 1939 millones. (...) En cuanto a la leche, hemos también tenido una importante exportación, la segunda de toda la serie, la más alta fue en 2006".

En primera fila, escuchaba la presentación el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías. La Comisión de Enlace fue invitada ayer pocas horas antes del comienzo del acto, por eso sólo asistió Llambías, que estaba en Buenos Aires. El presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, está de viaje, y sus pares de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, y Coninagro, Carlos Garetto, viven en Rosario y en Leones (Córdoba), respectivamente. Finalizado el acto, Llambías indicó que los anuncios "no están solucionando el tema de fondo, que no hay precio de referencia al cual vender la producción. Estas herramientas financieras son buenas cuando hay un precio lleno al cual remitirse, pero en este contexto no aportan soluciones a la problemática del hombre de campo", finalizó el ruralista.

Llambías y sus colegas de la Comisión de Enlace resisten la presión de De Angeli y de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), liderada por Pedro Apaolaza, para volver a las protestas. Esos sectores harán escuchar su voz hoy, en la asamblea que el campo hará en el teatro Broadway (ver aparte).

Claves

Parálisis del mercado . Por el cierre de las exportaciones, los productores de trigo no encuentran compradores para su mercadería.

Fuerte reclamo . La parálisis del mercado cerealero generó una fuerte reacción de los productores, especialmente de aquellos que lograron buenos rendimientos, como los entrerrianos.

Préstamos para retener. En lugar de reactivar el mercado, el Gobierno, por medio del Banco Nación, ofrece créditos blandos para que los chacareros puedan retener la cosecha y venderla cuando exportadores y molinos vuelvan a comprar.

Financiamiento. Además, la Presidenta anunció que los productores podrán financiarse con cheques de pago diferidos respaldados por warrants (créditos contra garantía de mercadería).

Comentá la nota