Anuncian un nuevo plan de viviendas y para allá va Jaque

Se trata de créditos hipotecarios qe deberán g estinarse en el Banco Hipotecario con plata de la Anses. En Mendoza hay poca información pero la tasa oscilaría entre el 14 y el 20%. El gobenador estará en el anuncio.
Las minicasas de Cristina comenzarían a construirse entre setiembre y octubre. Pero mientras, se prepara una nueva ilusión para la clase media que no tiene casa, porque el martes de la semana que viene el gobernador viajará a Capital Federal para firmar el convenio que permitirá a los mendocinos tomar créditos con el Banco Hipotecario en pesos, a plazos fijos que irían hasta los 20 años y con tasas que van desde 14 a 20 por ciento, según la operatoria a convenir. Para esto se ha dispuesto un fondeo de mil millones de dólares que la Anses canalizará a través del Banco Hipotecario.

Los préstamos serían más baratos para quienes construyen una vivienda en su propio terreno, mientras que los más caros están destinado a aquellos que compren una propiedad usada. La idea es motorizar la economía a través de la alicaída construcción, pero también sumar otra señal que permita mejorar la imagen de los gobiernos provinciales justo a un mes de los comicios.

El ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, sostuvo que es escasa la información recibida hasta el momento y aguardan que hoy lleguen un instructivo o aclaratorias a la operatoria que se está gestando y que será anunciada en Capital Federal el martes 26.

Mientras, el titular del Instituto Provincia de la Vivienda (IPV), Carmelo Simó, comentó que el viernes se comunicó con referentes de la Subsecretaría de Viviendas de la Nación, además de con la Dirección de Políticas Habitacionales, pero en ninguno de los dos casos pudieron darle información detallada del proyecto que se está armando en el seno del Hipotecario y de manera coordinada con el kirchnerismo.

El Sol intentó contactarse con el ex subsecretario de Gestión Pública, Diego Bossio. El funcionario, que se alejó de Celso Jaque hace poco más de tres meses, es ahora miembro del directorio de la entidad por parte del kirchnerismo. Sin embargo, no atendió la requisitoria.

Así las cosas, la información precisa es escasa y en el Ejecutivo local afirman que seguramente durante la semana el gobernador viajará a Capital para interiorizarse de la medida y cerrar su participación en el anuncio.las primeras versiones. Según matutinos de Capital Federal, los préstamos serán en pesos y para individuos o grupos familiares que puedan demostrar ingresos superiores a los 4.000 pesos.

Como ejemplo, los funcionarios señalan que para construir o adquirir una casa de 60 metros cuadrados se requiere un préstamo de 160.000 pesos. En este caso, la cuota resultante será de 1.800 pesos por mes. Para este ejemplo, el solicitante deberá demostrar un ingreso no menor a 4.500 pesos. Y es precisamente aquí donde se produce el mayor escollo, porque los ingresos de la clase media no siempre se asemejan a esos montos.

Según pudieron saber medios nacionales, con esta operatoria, el Gobierno apunta a la generación de al menos 37.000 nuevos préstamos, de los cuales, 7.000 podrían entregarse este año.

Esta vez la operatoria tendrá un detalle llamativo, porque lejos de las anteriores, que pretendían acotar el universo de solicitantes a quienes obtenían su primera casa, esta vez el Gobierno aceptó que no habrá muchas limitaciones, y que quien tenga los papeles en orden, podrá recibir un préstamo. Esto es, no se limitará a quienes hoy no son propietarios, ni siquiera a quienes busquen fondos para construir una segunda vivienda o, incluso, para comprar una propiedad nueva o usada. La idea es motorizar la demanda de materiales de la construcción para así empujar el crecimiento económico.

La demanda. Carmelo Simó aceptó que la clase media mendocina es una de las más golpeadas, porque se la vive ilusionando con planes que caen por su propio peso. Sin embargo, recalcó que Mendoza es la provincia que tiene proyectos más avanzados a pesar de que aún no se ha podido construir ni una sola casa de las anunciadas en el megaplan de obra pública.

Además, hay que recordar que la intención local de subsidiar créditos bancarios también cayó, porque un solo banco se presentó a la operatoria.

Con respecto a la demanda habitacional estimada, Simó explicó que, en Mendoza, se necesitan entre 100 y 120.000 unidades habitacionales. El 30 por ciento de las mismas corresponden a la demanda de la clase media, es decir, unas 35.0000.

Comentá la nota