Anuncian mañana que el FMI volverá a auditar al país

Anuncian mañana que el FMI volverá a auditar al país
• Se trata de la revisión que se hace a todos los países miembros
Boudou negociará con el titular del organismo que se concentre sólo en cuestiones técnicas. El Gobierno también pedirá «derecho a réplica» antes de la divulgación.

Amado Boudou terminará de delinear mañana en Estambul los detalles de la futura revisión de las cuentas públicas de la Argentina por parte del organismo multilateral. El ministro ya tiene agendada una reunión bilateral con el titular del Fondo, Dominique Strauss-Kahn, para formalizar el compromiso de cumplir después de más de tres años con la auditoría prevista en el artículo IV. No incluirá el otorgamiento de nuevos créditos y por ende no habrá condicionalidades que el Gobierno debería cumplir.

Desde el Palacio de Hacienda dejaron claro que tanto el acercamiento con el FMI como otros pasos, como la oferta a bonistas como un posible acuerdo con el Club de París cuentan con un guiño de la Casa Rosada. «No estaríamos haciendo nada de esto sin un visto bueno de la Presidenta», explicaron.

Antes de esta reunión con Boudou, el director gerente del Fondo se verá hoy con el presidente del BCRA, Martín Redrado, quien el viernes ya estuvo con el director para el Hemisferio Occidental del organismo, Nicolás Eyzaguirre, y luego con el número dos del Fondo, John Lipsky (ex economista jefe del JP Morgan). Tanto el chileno como Strauss-Kahn tuvieron intercambios informales con Boudou en los que ya se fueron delineando algunas características que tendrá la futura revisión por parte del Fondo, que sería la primera en más de tres años. La última se había efectuado en julio de 2006.

En diálogo con Ámbito Financiero desde Turquía, Boudou explicó que «buscamos que la revisión sea estrictamente técnica y que no tenga consideraciones políticas o ideológicas. A Estados Unidos, por ejemplo, el Fondo lo criticó por los desbalances que generó el exceso de consumo y a China por el nivel exagerado de ahorro. Nosotros pretendemos tener una evaluación de características similares». Si bien el ministro busca evitar el concepto de acuerdo «light», deja claro que esta vez se busca que la carga política de estas revisiones quede totalmente de lado y genere el menor ruido interno posible.

La idea, por lo tanto, es que el Fondo se concentre en analizar cuestiones tales como la sustentabilidad fiscal o la fortaleza del sistema financiero, pero sin opinar respecto de cuestiones mucho más complejas como el grado de intervencionismo del Gobierno o si las políticas de la Argentina ahuyentan al capital extranjero.

Todavía no hay fecha específica para el desembarco de los técnicos del Fondo. Es improbable que esto quede definido mañana cuando se vean cara a cara Boudou y Strauss-Kahn. No será fácil que esto ocurra antes de fin de año, ya que las vacaciones en el organismo abarcan casi todo diciembre y la primera semana de enero. Por lo tanto, es posible que recién luego de este receso se produzca dicha revisión, es decir en el transcurso del primer trimestre de 2010. Más allá de estas cuestiones, la decisión de normalizar las relaciones con el FMI resulta fundamental para avanzar con mayor rapidez en otras cuestiones pendientes, como el arreglo de la deuda en default con el Club de París y los holdouts.

Por supuesto que uno de los puntos más ásperos, que será inevitable abordar en el informe que efectúan los técnicos del FMI sobre la evaluación de la economía es el de los números oficiales de inflación o crecimiento. Pero el ministro de Economía opta en este punto por el contraataque: «Hablan de los datos del INDEC, pero no dicen nada sobre todo lo que ellos se equivocaron en los últimos a la hora de evaluar la situación de países como la Argentina».

Desde el Fondo escucharon los reclamos por parte de la Argentina y, según trascendió, Strauss-Kahn privilegiaría la normalización de las relaciones con el país, ya que representaría un símbolo de la nueva etapa de un organismo que, aseguran, será muy distinto tras la crisis global.

Uno de los aspectos quizá más ríspidos que solicita el Gobierno argentino está vinculado a la posibilidad de contar con una suerte de «derecho a réplica» antes de que se conozca la evaluación final del organismo. «Ya planteamos que nos gustaría conocer cuáles son las observaciones que se harán sobre la economía del país y tener la oportunidad de plantear nuestros puntos de vista mientras se esté elaborando el informe. No nos gustaría enterarnos por la página web del Fondo y luego tener que salir a contestar».

Desde Economía procuraron enfatizar durante todo el fin de semana en el que se desarrollaron las sesiones de los gobernadores del organismo (ministros de Economía y presidentes del Banco Central de todo el mundo) que se trata de un nuevo FMI.

Comentá la nota