Anularán leyes numeradas pero que no tenían texto

La compilación de las normas sacó a la luz algunas curiosidades, como enfrentamientos políticos que repercutían en el plano institucional. Los parlamentarios unificaron textos en 141 normas, y dieron de baja, en forma total o parcial, a otros 187 textos.
Sólo en el primer día de debate sobre el Digesto Jurídico Provincial, el jueves pasado, se dispuso la caducidad total o parcial de 187 leyes. La cifra de lo que fue suprimido en el universo legislativo supera en un 32,6% las 141 normas cuyos textos consolidados fueron aprobados por unanimidad.

Un ejemplo de la tarea es la propia ley de creación del Digesto, 7.692, fue objeto de unificación ya que se incluyeron en la letra original las dos modificaciones posteriores, que se dieron de baja.

La depuración encarada sobre las leyes vigentes en Tucumán permitirá que subsistan apenas 703 disposiciones de carácter general (afectan a todos los ciudadanos por igual) y 1.422 no generales (sólo afectan a una persona o a un grupo de personas, como es el caso de una expropiación), las que suman 2.125 normas. Por el contrario, al fin del proceso que concluirá este jueves o viernes, se suprimirán 5.909 leyes (se incluyen las 4.374 eliminadas en diciembre de 2008), sea porque fueron declaradas caducas o porque fueron derogadas.

En la jornada inaugural se abordó la temática que trata la comisión de Legislación General. Mañana, desde las 8, los legisladores continuarán con las 11 leyes que analizó la comisión de Obras, Servicios Públicos, Vivienda y Transporte (se darán de baja 24 leyes). Más tarde será el turno de la única norma que estudió la comisión de Deportes y con las 19 de la de Seguridad y Justicia, donde se rechazó la propuesta de aprobar dos textos alternativos y de consolidar 65 normas. La tarea continuará en días sucesivos hasta concluir con toda la labor en esta semana.

El trabajo encarado por la comisión especial del Digesto se centró en el análisis de lo sancionado hasta la Ley 7.993, del 31 de diciembre de 2007, y de ellas caducarán 1.026 normas y se derogarán otras 36. Sólo excepcionalmente se abordó lo aprobado desde entonces; así, se dispondrá la caducidad de 37 leyes y la derogación de nueve sobre las 228 votadas favorablemente en los últimos 22 meses (la última publicada en el Boletín Oficial es la Ley 8.221). Además, otros 443 textos fueron consolidados.

En blanco

En esta etapa de la limpieza se derogarán las normas 6.367 y 6.375, que tenían numeración adjudicada pero estaban en blanco y sin ninguna clase de texto o disposición. Esas leyes son de junio de 1992, en momentos en que el gobernador Ramón Ortega estaba duramente enfrentado con el Poder Legislativo que encabezaba Julio César Díaz Lozano.

Los roces llegaron al extremo de que hubo números reservados para leyes inexistentes, como las mencionadas, y normas sancionadas cuya promulgación y publicación se demoró injustificadamente, como el Código Procesal Constitucional que tuvo vigencia a partir de la gestión de Antonio Bussi.

Un solo texto

La comisión del Digesto consideró que la consolidación era el método más apropiado para ordenar las leyes, al incluir en la norma original las modificaciones posteriores, que estaban dispersas en distintas disposiciones.

Este mecanismo consiste en integrar todo lo vigente en un solo texto, pero garantizando que se respete tanto la coherencia interna de lo normado como la redacción lingüística. El objetivo es acceder a la ley de un modo más fácil y entendible, de modo sistematizado y ordenado. Para ello, se recurre a distintas disciplinas como la ciencia jurídica, la epistemología, la lógica, la informática, la lengua y las nuevas tecnologías.

Los legisladores, además, realizaron un repaso de todas las normas vigentes que no tuvieron ninguna clase de modificación en el tiempo. De ellas, serán ratificadas sólo aquellas que no hayan cumplido plenamente su objetivo o que no tengan vencido su plazo.

El relevamiento abarca a los Decretos de Necesidad y Urgencia dictados por el Poder Ejecutivo: 15 de ellos serán declarados caducos y tres serán consolidados.

"Fue obra de Danesi, no de Manzur"

"Es errada la opinión del legislador Sergio Mansilla, que sostiene que la propuesta del Digesto Jurídico Provincial fue obra del vicegobernador, Juan Manzur. En honor a la verdad, sería bueno que la Legislatura se acordara en algún momento de honrar al ex legislador Rodolfo Danesi, quien se jugó por una iniciativa que indiscutiblemente mejorará la calidad institucional de la Provincia", afirmó Manuel García Fernández.

El abogado aseguró ser el autor original de la idea del Digesto, cuando asesoraba a Danesi. Luego de la presentación del primer proyecto, José Alberto Cúneo Vergés inscribió otro con su firma como legislador por el oficialismo.

"El modelo inicial fue la Ley nacional 24.967. Se aprobó la Ley provincial 7.692, que luego fue reformada por la 8.069. Lo que se hizo en la presidencia de Manzur es encarar la tarea de depuración y codificación definitiva", reconoció.

Comentá la nota