Antonio Bonfatti advirtió que existe "un clima de tensión" en la provincia

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado dijo que esto se da por la situación extrema que atraviesa el agro, y porque en febrero comenzarán despidos y cierres de fábricas.
El ministro de Gobierno de Santa Fe, Antonio Bonfatti, advirtió hoy que existe "un clima social de tensión" en su provincia debido a la crisis que atraviesa el campo, lo que está afectando, dijo, a la industria metalmecánica por lo que en febrero comenzarán los despidos y cierres de fábricas.

El funcionario provincial recordó que el gobernador Hermes Binner presentó semanas atrás ante la Nación "cinco puntos, uno de los cuales es eliminar por seis meses las retenciones agropecuarias", no sólo a causa de los problemas provocados por la sequía, señaló, sino también por la baja de la rentabilidad que sufrió el sector por la disminución de los precios de las commodities.

Bonfatti, en declaraciones a radio Continental, consideró que del gobierno nacional "desconoce cuál es la verdadera situación del campo", tras lo cual mencionó que Binner iba a estar presente en la Residencia de Olivos cuando la presidenta Cristina Fernández realizara los anuncios para el sector.

El ministro dejó entrever su escepticismo en torno de la efectividad de las nuevas medidas y advirtió que los funcionarios nacionales "no avizoran que lo que hay que ganar es confiabilidad". Para eso, dijo, debería invitarse a los representantes del campo a "participar en un proyecto que sea sustentable en el tiempo, que sea abar catibo de la problemática rural, estos son parches que en definitiva no significan ninguna salida", indicó.

Bonfatti, al expresar la "preocupación" que existe por las pérdidas en el sector agropecuario, explicó que en Santa Fe esa actividad "es la columna vertebral de la producción" por lo que "se ha paralizado también prácticamente la industria metalmecánica". "Acá hay 150 mil obreros que dependen de la industria metálica que están paralizados. En el mes de febrero comienzan despidos y cierres de fábricas", aseguró. Por eso, remarcó, "estamos en una situación de mucha preocupación, con un clima social de tensión" que se expresa, por ejemplo, en la medida que anunciaron tamberos de la provincia de "tomar usinas lácteas".

Bonfatti aseguró que "tenemos la peor sequía de los últimos 100 años por lo cual, de los 19 departamentos, 15 están en emergencia" y recordó que "desde noviembre que le hemos solicitado a la Nación que declare la emergencia agropecuaria".

Asimismo, dijo que desde la provincia se transporta a la zona afectada "2,5 millones de litros" de agua por semana en camiones tanto para consumo humano como de animales. Aún así, reiteró que "han muerto ya 300 mil animales en el norte de la provincia", a la vez que, señaló, "hay lugares donde prácticamente ya se ha perdido la cosecha".

Organismos oficiales, relató, están "haciendo muchas perforaciones" para obtener agua y "se están haciendo albergues para juntar la hacienda en lotes de 3.000 o 4.000 animales por 60 o 90 días para recuperar su estado físico y sanitario", pero admitió que "esto no es suficiente, son simples paliativos" contra la devastación de la sequía. "Solamente si llueve una cantidad adecuada vamos a tener una solución", aseguró.

Comentá la nota