Antonini pasa al ataque y pide una indemnización

Hugo Alconada Mon

WASHINGTON.- Esperó a que concluyeran las audiencias del juicio oral que lo tenía como víctima y pasó a la ofensiva. Ahora, Guido Alejandro Antonini Wilson demandó a su ex socio y compadre, Franklin Durán, por US$ 640.000 y pide que lo sometan a otro juicio por jurados.

Antonini continúa en Florida, donde viven su mujer y sus dos hijas, mientras que el pedido de extradición en su contra que presentó la Argentina continúa varado en el Departamento de Justicia en esta capital, según confirmó LA NACION esta semana, a la espera del cierre definitivo del juicio penal.

La jueza Joan Lenard leerá la primera sentencia y fijará la condena de Carlos Kauffmann este lunes. Una semana después, el 8, será el turno del abogado venezolano Moisés Maiónica y, siete días después, del uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello.

Durán, el único de los cuatro que no se declaró culpable y defendió su inocencia hasta el final, recibirá su sentencia el 12 de enero.

Antonini y Durán, sin embargo, se encuentran lejos de haber cerrado su historia de amigos íntimos que se distanciaron en las semanas que siguieron al decomiso de la valija con US$ 800.000 en Buenos Aires, el 3 de agosto de 2007, y que con los arrestos y el juicio mutó en enemistad.

Desde hace meses, ambos se acusan mutuamente de haberse quedado con dinero del otro. Durán le reclama más de US$ 1 millón proveniente de un negocio en Uruguay, más intentar manotearle un par de condominios. La réplica llegó con la demanda civil. "Venuz Supply et ál. vs. Durán" es el pleito que inició el 21 de este mes, dentro de la órbita del juez William Hoeveler, con el patrocinio de Carlos Sardi, un letrado de Genovese, Joblove & Battista, el mismo estudio jurídico en el que trabaja Theresa van Vliet, la encargada de cuidarle sus espaldas en el fuero penal y ante el pedido de extradición.

Su demanda apunta contra Durán, a partir de las deudas que afirma que dejó impagas él mismo o por medio de dos empresas, Foxdelta Investments, Klim Petro Inversiones, y que quedaron como pasivos de su propia compañía, Venuz Supply.

"Entre 1999 y 2007, Venuz adquirió y pagó por ciertos bienes y equipos en nombre de Durán y sus entes comerciales asociados, y Durán acordó pagar y de hecho pagó regularmente por esos ítems, junto con una comisión del 15 al 25 por ciento por la provisión de ese servicio", expuso en su demanda.

Los rubros son tres. Por el primero, Antonini afirma que la deuda trepa a US$ 360.950,76 por cinco pedidos que ejecutó entre diciembre de 2006 y agosto de 2007, es decir, hasta el mes mismo del decomiso. Esas órdenes van de los 528 a los 142.700 dólares.

El prófugo de la justicia argentina explica que él también armó otra sociedad para "alquilar ciertas herramientas para la perforación petrolera en Venezuela" para Klim Petro Inversiones, otra firma "perteneciente y controlada por Durán". Por sus servicios, expuso que su entonces socio debía pagarle US$ 12.000 cada 30 días durante 18 meses. Un total de 216.000 dólares. No pagó.

Por último, Durán acordó pagarle US$ 5000 por mes entre junio de 2006 y 2007, por un total de US$ 65.000 por el cuidado de la mansión de Key Biscayne, registrada a nombre de Foxdelta Investments y que pasó a la posteridad en la prensa internacional como "la casa donde está la Ferrari roja".

Comentá la nota