Antimineros y promineros, en una jornada de hostilidad.

El clima tenso reinó ayer en los encuentros a favor y en contra de la minería realizados en San Juan.
En el rectorado -el principal bastión de la prestigiosa universidad Nacional de San Juan-, ayer las organizaciones antimineras terminaron expulsando a un ingeniero en minas formado en la misma unidad académica, que intentó exponer su opinión a favor de las leyes mineras.

"No hagás propaganda minera!", le gritaron y Julio Videla debió retirarse del lugar con silbatinas y revuelo.

En la misma mañana, en el otro extremo de la ciudad -precisamente en la facultad de Minas que comparte edificio con Ingeniería, detrás del parque- el encuentro en defensa de la minería convocado por la Cámara Minera y demás entidades y empresas del sector pasó de una correcta exposición sobre la minería y su respeto al medioambiente, a unos duros cuestionamientos al rector que prestó el lugar para la realización del foro y términos hostiles hacia los ambientalistas participantes tales como "zurdosos", "izquierdosos", que hablan "bolu...", o que el rectorado se había convertido en "el segundo teatro de la provincia".

O sea, peligrosas manifestaciones de intolerancia en las dos partes, donde cada uno quiere decir su verdad y no escuchar otras versiones.

La expulsión de Videla del foro ambientalista fue festejado por muchos de los casi 400 asistentes al rectorado (700 según los organizadores), pero sólo sirvió para mostrar que los asambleístas no están dispuestos a escuchar otras voces y que desaprovecharon la oportunidad del debate, que hace tanto tiempo que vienen pidiendo.

Lo mismo para los sectores académicos, que ayer dedicaron buena parte del encuentro a criticar al rector Kuchen -que soportó y contestó cada una de las preguntas- (ver abajo) por haber prestado el salón a "esos infiltrados políticos". Lo bueno en este segundo encuentro fue que germinó la posibilidad de la realización de un próximo foro de discusión minera -a semejanza del de los ambientalistas, pero cuidando rigurosamente el rigor técnico y académico de las exposiciones.

"He escuchado disparates de toda naturaleza, pero aquí también he escuchado destemplanzas y el foro del que hablamos no debe avalar eso", dijo Oscar Nacisi, el decano de Ingeniería, en un momento poniendo paños fríos a los ánimos exaltados de los mineros.

En el acto de un aula de Minas expusieron el presidente de la Cámara Minera, Ricardo Martínez; Julio Gómez Ríos, titular de las empresas exploradoras de Gemera; los decanos de las facultades de Ingeniería y de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales -Nacisi y Bloch, respectivamente-; Jaime Bergé, a cargo del Centro de Ingenieros, el rector Kuchen y el senador César Gioja. El aula se llenó de estudiantes, proveedores, empresarios y profesionales.

Mientras tanto, en el 9no Foro de Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), los carteles contra la minería metalífera y a favor de la ley de glaciares colgados del primer piso, no podían competir con el inmenso cartel del logo de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) del rectorado. El mate circuló constantemente durante la jornada, tan común como las enardecidas disertaciones de los panelistas en contra de la minería y las leyes que rigen la actividad. En la mesa de autoridades se encontraban Rodolfo Pérez Esquivel, ex premio Nobel de la Paz; Nora Cortiña, de Madres de Plaza de Mayo; Javier Rodríguez Pardo, miembro de UAC; Lucio Cuenca, director del Observatorio de Conflictos Ambientales (OLCA); Antonio Gómez, fiscal de Tucumán y Marta Maffei, ex diputada nacional. Faltó el diputado Miguel Bonasso. Y tampoco participo el glaciólogo Juan Pablo Milana -que aprobó el veto presidencial a la ley de glaciares-, por lo que a la tarde no hubo chispazos con sus colegas Alfredo Villalva o Carlos Seara, que apoyan la norma anterior que limita la minería.

Comentá la nota