La antigüedad de los remises, en discusión

Hay un pedido de Acción Comunal para suspender por dos años la exigencia que rige por ordenanza. Dice que no deben ser de modelo mayor a doce años. El vecinalismo no quiere extender la excepción por tanto tiempo
Hay diferencias entre la oposición y el vecinalismo por la propuesta de Acción Comunal de suspender por dos años la exigencia de antigüedad menor a doce años para mantener la habilitación de vehículos como remís.

El proyecto que plantea la modificación se basa en la situación actual por la que están atravesando algunos remiseros, que utilizan este servicio como único medio de vida, y por lo tanto es indispensable poder contar con el mismo para solventar los gastos que se originan a diario en el seno de su familia.

Asimismo, las condiciones imperantes no les permite actualizar el modelo de sus vehículos por los valores que se cotizan en el mercado, además del bajo precio que valoran los suyos por ser utilizados como remís.

Se apunta a que los vehículos cumplan con los requisitos que la ordenanza dispone y son sometidos anualmente a la desinfección correspondiente y la verificación técnica vehicular, como así también la identificación que rige mediante obleas pegadas en los mismos.

Por todo, el proyecto propone suspender por el plazo de dos años, a partir de la promulgación de la ordenanza modificatoria, la aplicación de lo establecido por el artículo que fija que la antigüedad de los vehículos no debe exceder los doce años.

Y que la aplicación de lo determinado comprenderá a todos los vehículos habilitados a la fecha.

Tratado en comisión, se resolvió solicitar información a distintas áreas municipales acerca de cuantos vehículos estarían en condiciones de ser dados de baja a fin de año, y la cifra realmente es importante, ya que serían unos 95 los coches que deberán ser dados de baja del servicio, en su gran mayoría modelos comprendidos entre los años 1995 y 1996, que suman 70.

Con esa información y ante la indecisión del vecinalismo, los bloques de la oposición resolvieron efectuar un despacho en minoría a favor de dejar sin efecto por dos años la exigencia de renovar las unidades que superen los doce años de antigüedad.

Es que para el vecinalismo, no obstante de estar de acuerdo con adoptar alguna medida de ese tipo, debería tratarse de un hecho excepcional aunque por menos tiempo, y se maneja la posibilidad de proponer una alternativa pero que esté de acuerdo el Departamento Ejecutivo.

Desde Acción Comunal se argumentó que los valores de los vehículos usados hacen muy difícil su actualización, y se sostiene que sería importante que se puedan mantener los coches en óptimas condiciones de seguridad, higiene y comodidad para el pasajero.

Asimismo se considera que la Municipalidad debe concentrarse en efectuar controles efectivos de la verificación técnica vehicular, las desinfecciones periódicas y, sobre todo, el cumplimiento de las normas de tránsito por parte de los remiseros.

En eso coincide plenamente el vecinalismo, lo que implica además reconocer que no existe un control eficiente sobre el cumplimiento a la ordenanza que rige el funcionamiento del servicio de remís, y que por ende lo prestan vehículos que no están en condiciones. El debate está planteado, y la última palabra con la división de opiniones la tendrá el Movimiento Vecinal.

Comentá la nota