Anticipos de Ganancias, otro alerta para los empresarios

Los adelantos se pagan sobre la base de los balances de 2008, en los cuales la crisis no impactó considerablemente. La Cámara Metalúrgica advirtió que ahora se tendrá que pagar por una ganancia que no existe y pide un mecanismo que contemple la situación actual.
La menor actividad de las empresas, especialmente del sector industrial, genera preocupaciones e inconvenientes de diversa índole. La luz de alerta se prende ahora también por la proximidad del pago de anticipos del Impuesto a las Ganancias ya que se realiza en base a los resultados obtenidos en 2008.

"La crisis se manifestó en el último trimestre del año pasado, por lo que los números del ejercicio anterior no fueron malos para la mayoría de las compañías", dijo el empresario y presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba, Juan Grundy. Sin embargo, con preocupación agregó que "ahora se va a tener que pagar por una ganancia que no existe" a raíz de la disminución del ritmo de las actividades.

Anualmente se pagan 10 anticipos. Para calcularlos se toma el impuesto determinado el año anterior (no el pagado sino el fijado antes de descontar retenciones, percepciones, anticipos, pagos a cuenta, etc.), luego se descuenta el importe de las retenciones y percepciones sufridas en ese mismo año y sobre el resultado se aplica la alícuota (35 por ciento para personas jurídicas), obteniendo así el monto a abonar. El primer anticipo es del 25 por ciento y el 75 por ciento restante se divide en nueve cuotas (8,3 por ciento cada una); obligación que las empresas tienen que cumplir de acuerdo a los cierres de sus balances.

Debido a que en los próximos días, las empresas tendrán que hacer un desembolso importante, desde la Cámara pidieron que se implemente algún mecanismo para revertir esa situación, ya sea la declaración de una ley de emergencia o la modificación de la forma de calcular los adelantos por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). "Hay que buscar la forma de no perjudicar más a las empresas en términos financieros", señaló Grundy en diálogo con LA MAÑANA.

Desde otros sectores industriales se manifestaron en el mismo sentido. "Las empresas están muy comprometidas, algunas con procedimientos de crisis, suspensiones, desacople de la cadena de pagos, etc., y la forma de calcular no ayuda a hacer frente a la situación actual", sostuvo un empresario local vinculado a la agroindustria.

El contador Andrés Mir, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), explicó a este medio que la forma de cálculo está establecida a través de una Resolución General, la cual se puede modificar sin necesidad de ser aprobada por el Poder Legislativo de la Nación.

Asimismo, comentó que hay una opción de limitar el monto a partir de la quinta cuota. Desde el Ieral añadieron que "por excepción también pueden hacerlo a partir del primero cuando se considere que la suma total a ingresar en tal concepto, por el régimen general, superara en más del 40 por ciento el importe estimado de la obligación del período fiscal al cual es imputable".

Por su parte, el organismo recaudador puso en marcha en el último trimestre del año pasado un nuevo servicio online que permite recalcular los anticipos en Ganancias, Mínima Presunta y Bienes Personales. Tanto las personas físicas como jurídicas pueden usar la nueva herramienta cuando, ya sea por una caída estimada en sus utilidades o una suba en las deducciones a computar, corresponda reducir el monto a ingresar por cada pago a cuenta. Para las empresas, al decir de algunos especialistas, esta alternativa es un alivio parcial porque si bien podrán realizar la reducción a través de la página web, se mantiene la obligación de presentar, ante el organismo nacional, la nota explicando los motivos de la reducción con la correspondiente certificación contable, lo cual es considerado un trámite engorroso. En cambio, este trámite beneficia totalmente a las personas físicas.

Comentá la nota