Anticipan un virtual empate

Los cuatro principales candidatos dicen que están «a un paso» de ganar la elección

A horas del comienzo de los comicios, y con pocos sondeos reales, las fuerzas políticas con posibilidades en las urnas esperan con ansia el resultado electoral que ayude a destrabar el futuro institucional y político de la ciudad y del país. Las semanas de campaña dura dieron paso a una tensa calma donde se escuchan tanto críticas al oficialismo, como voces que anuncian pérdida de votos para la oposición.

Una encuesta realizada por las huestes del diputado y candidato Francisco de Narváez en la provincia, asegura que el oficialismo de Ituzaingó obtendrá cerca del 32% de los votos (un punto más que en la elección anterior), mientras que la lista del Pro, encabezada por el concejal Walter Elías, está a sólo dos puntos, con una intención de voto del 30%.

En tanto, la misma encuesta dice que la Coalición Cívica, que tiene como cabeza de lista al edil Ricardo Vallarino, sería votada por el 14% de la población habilitada para sufragar. Nuevo Encuentro, la nómina que propone como diputado nacional a Martín Sabbatella y que lleva como primer candidato a concejal, a Sebastián Sanguinetti, seduce al 7% de los votantes.

Si se tienen en cuenta los posibles escenarios que proponen las encuestas pagas, a pesar de la críticas a la gestión municipal, es posible que el Partido Justicialista, encabezado por el jefe comunal y el no menos importante presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, Horacio González, sostenga la cantidad de votos que le permite ganar elecciones desde hace años. Esto, siempre que el ex presidente Néstor Kirchner obtenga un resultado por encima del 35%, lo que hoy es bastante probable.

Es difícil que alguna de las fuerzas de oposición, tanto el PRO, como el Acuerdo Cívico y Social o el sabbatelismo, superen al oficialismo. Si se analizan los posibles arrastres (que los candidatos nacionales al ser votados, ayuden a las listas locales a obtener mas sufragios) la oportunidad es todavía menor, ya que, salvo –y extrañamente– para la encuestadora Poliarquía, Kirchner ganaría la elección y tanto el Acuerdo Cívico como Nuevo Encuentro están bastante relegados.

Ciertos e inciertos

Si este fuera el escenario, el justicialismo volvería a ganar la elección y obtendría cinco bancas en el Concejo Deliberante de las 10 en disputa. En tanto el PRO se quedaría con tres y el Acuerdo Cívico con dos ediles. De ser así, las fuerzas en el deliberativo local quedarían equilibradas, ya que del Partido Justicialista terminan su mandato seis concejales y tiene 11 y la oposición en su conjunto suma nueve ediles, pero renueva cuatro.

Dicho de otro modo, al oficialismo y a la oposición sumada, le quedarán cinco concejales a cada uno dentro del HCD. Si el partido del intendente gana cinco ediles en la elección y la oposición sumada gana otros cinco, las fuerzas quedaran empatadas.

Hay dos posibilidades que pueden romper el equilibrio mencionado. La primera, es que la lista Unión Celeste y Blanca, una colectora de De Narváez, no pueda conseguir una banca pero le quite suficientes votos al PRO como para que no entren tres ediles sino dos. En este caso, la diferencia (un concejal) se la quedaría el oficialismo.

La segunda es que, la fuerza de Sabbatella, que comenzó con entre un 10 y un 15% de intención de voto, y que ahora alcanzaría el veinte por ciento, se quede con la mayoría de los concejales de la oposición.

Comentá la nota