Anticipan mejoras en las ventas y precios del mercado inmobiliario

Ante la falta de crédito, los inversores seguirán motorizando las operaciones.
Para los empresarios inmobiliarios, el primer semestre de 2009 fue un período para olvidar. "Definitivamente fue malo, pero por suerte el repunte llegó a partir de la segunda mitad del año", coinciden a la hora del balance. A pesar de esa recuperación, sin contar diciembre, el 2009 terminó con una caída del 24,14% en la cantidad de escrituras que se hicieron en la Capital Federal y del 27,16% en la provincia de Buenos Aires. Entre enero y noviembre, se concretaron 68.097 operaciones, según el Registro de la Propiedad porteña.

El descenso con el que termina el año, de todos modos, "implicó una mejora en el nivel de actividad porque hasta el primer semestre la merma respecto del primer semestre de 2008 había llegado al 31% en Capital y al 34,8% en Provincia", explicó José Rozados, de Reporte Inmobiliario.

"Con el repunte de las operaciones, en especial en los últimos tres meses, se presenta un panorama más optimista para este año", señaló el analista.

No obstante, los movilizadores del mercado seguirán siendo los inversores y no los usuarios finales, quienes todavía siguen sin acceder al crédito, coinciden los empresarios. En este sentido, Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria (CIA) alberga buenas expectativas: "Algunos bancos privados están saliendo a ofrecer nuevas líneas de crédito, como en su momento hizo el Hipotecario y también el Ciudad", recordó.

Según el ejecutivo, el año termina "bien aunque no llegamos a los niveles de actividad que esperábamos debido a la crisis financiera mundial", entre otros factores. "Hoy cerramos un nivel de operaciones entre 25% y 30% menos que en 2008, que fue uno de los mejores años de la última década", dijo.

Para su colega, Jorge Toselli, los mejores meses de 2009 resultaron octubre, noviembre y diciembre, cuando se recuperaron las operaciones de compra y venta de propiedades de dos y tres ambientes, como también las de inmuebles más caros, de 300.000 ó 400.000 dólares, señaló. En este lapso, los barrios más demandados fueron Barrio Norte, Belgrano, Recoleta y Caballito.

Para 2010, Toselli espera líneas de créditos "más accesibles". Por eso, un grupo de inmobiliarias mantiene conversaciones con bancos para gestionar préstamos con tasas que no excedan el 10% o 12% anual. "Es lo que una persona con un sueldo puede pagar", agregó.

¿Qué pasó con los precios de las propiedades en 2009 y qué se prevé para este año? "En los primeros meses de 2009, los valores bajaron entre 10% y 12%", estimó Toselli. Después, con la pequeña reactivación de la demanda, repuntaron pero no en el mismo nivel. En una encuesta de Reporte Inmobiliario, Juan Carlos Franceschini opinó que "la evolución futura tendrá mucho que ver con el costo de la construcción y, particularmente, con el de la mano de obra". Mientras Damián Tabakman, de Compañía Inmobiliaria Buenos Aires, aventuró: "Los precios de venta se mantendrán e incluso tenderán a subir. Paradójicamente se van a acercar a los valores del Primer Mundo ya corregidos post crisis". El analista agregó que la época en la cual mandaba la demanda con efectivo al momento de ponerle precio a las propiedades, en plena hecatombe, pasó. "Ahora, volverá a imponerse la oferta y, en ese sentido, la inflación sectorial en pesos, los altos costos de los terrenos y lo que está sucediendo con el dólar, terminarán siendo elementos críticos para el precio a los inmuebles a estrenar. Y los usados seguirán la misma tendencia".

Comentá la nota