El anteúltimo año del poder kirchnerista, bajo la mirada de cuatro columnistas de PERFIL

El anteúltimo año del poder kirchnerista, bajo la mirada de cuatro columnistas de PERFIL
Nelson Castro, Magdalena Ruiz Guiñazú, Alfredo Leuco y Andrew Graham Yooll debaten sobre la relación entre el Gobierno y la Justicia, la corrupción, la inseguridad y el escenario político que se viene.
—¿Cómo evalúan políticamente el año que termina?

RUIZ GUIÑAZÚ: Creo que es un año muy complicado, en donde la oposición ganó las elecciones que después aprovechó el matrimonio reinante muy hábilmente. Parecería que en este fin de año la cosa se está revirtiendo, con mayor cohesión de la oposición, sobre todo en acciones parlamentarias. Lo único que a mí me reconforta es la Corte Suprema. Es lo único que a mí me da cierta estabilidad.

CASTRO: Yo creo que el país termina con un signo de una potencial conflictividad institucional realmente inquietante. Creo que esta actitud del Gobierno –de actuar como si no hubiera ocurrido lo del 28 de junio; desconociendo lo que es un mensaje de las urnas, muy claro, de distribuir el poder– es preocupante.

GRAHAM YOOLL: Vos usaste la palabra "negocia", pero este Gobierno no negocia, domina o compra.

NC: No negocia. Por eso mismo no interpretó ese mensaje. Esto se ve en la actitud de Néstor Kirchner en Diputados, que no tiene visos de cambiar.

LEUCO: Lo peor que le está pasando al Gobierno es que ni aun las cosas buenas son bien tomadas por la gente. Han agredido a tantos sectores, se han aislado tanto, incluso con gente de su íntima confianza, que ahora han generado cierto hartazgo social. Una frase tremenda, que me la dijo un histórico del peronismo de la provincia de Buenos Aires: "Los Kirchner logran por violación lo que pueden lograr por seducción".

AGY: ¿Pero no se lo hemos permitido nosotros? ¿La oposición no se lo ha permitido, la crítica periodística? Han comprado o arreglado a buena parte de la Justicia.

MRG: La desarmonía de la oposición ha sido un factor muy negativo. Por eso, si ahora hay un acuerdo más sólido en la oposición, la situación puede estar más balanceada. Para los Kirchner o la gente que los acompaña, quien no piensa igual no es un adversario o alguien diferente: es un enemigo.

AL: Siempre está flotando el tema de cuáles son las verdaderas intenciones de los Kirchner. Todos nos preguntamos, de acuerdo a la historia de Kirchner: ¿El quiere la Ley de Medios porque quiere más democracia y más libertad? Nunca en su vida lo quiso. ¿Por qué lo va a querer ahora? El tema de la reforma electoral es lo mismo. En la reforma electoral, yo estoy de acuerdo en el 80% de los elementos. Creo que le falta lo central que es la boleta única. ¿Kirchner lo hace porque le interesa la calidad democrática o porque quiere buscar los recovecos para quedarse en el poder?

NC: Lo preocupante es que no hay ninguna acción que dé una perspectiva de cambio en el mediano plazo. El kirchnerismo no tiene una política muy seria. Y, agregando lo que decía Alfredo, yo creo que es producto de esta sobreactuación que viene haciendo el kirchnerismo con el tema del progresismo, de gente que en la década del 70 fue defensora a ultranza de lo que fueron esas políticas de las cuales se beneficiaron.

MRG: Yo no los recuerdo a ninguno de los dos, siendo los dos abogados, defendiendo presos políticos.

NC: En la década del 90 no se les recuerda haber dicho nada contra los indultos.

AL: En el ensayo que hizo Lavagna en PERFIL, dice que lo que caracteriza al gobierno de los Kirchner es el abuso de poder, y eso frente al Congreso de la Nación lo redujo a una escribanía. En algunos casos, Kirchner les faltó tanto el respeto a los legisladores que los redujo a la servidumbre.

AGY: ¿Por qué no reaccionaron más, por qué no agarraron un adoquín y se lo tiraron?

NC: Existe un tema, que estuvo muy bien graficado en el caso de la legisladora por Corrientes Dora Sánchez, que es el manejo de la caja, la cooptación y la compra.

AGY: Eso ya es un juicio horrible de nosotros como sociedad, vamos donde nos tiran un mango.

AL: Hay que tener en cuenta la dignidad de las personas, porque todas nuestras vidas nos han ofrecido dinero para hacer algo equivocado y no lo hemos hecho. No todos los diputados, los intendentes o los gobernadores se han arrodillado frente a Kirchner.

—En esto de la dignidad de las personas, se podría incluir el debate por las candidaturas testimoniales.

MRG: Fue una vergüenza, es más o menos como si vos fueras al registro civil a un casamiento y resulta que los que se casan no son los novios, sino otros.

NC: Este es un hecho muy grave, y yo acá también soy muy duro con los jueces que convalidaron esto, porque se escudaron en artilugios legales formales.

AGY: Magdalena vio como única señal positiva la Corte Suprema, pero la Justicia en un porcentaje muy alto es basura. Tenemos una decadencia educativa alarmante y tenemos una decadencia social, por el crecimiento visible del clientelismo que se combina ahora con el incremento de los porcentajes de desempleo, que ha subido a más del 10%.

NC: Yo quiero señalar también el tema de la corrupción dentro del Gobierno. El tema del enriquecimiento del matrimonio presidencial es una cosa muy clara.

AL: Creo que la mayoría de las denuncias que andan dando vueltas tienen sustento, pero hay tres que son emblemáticas. La primera, la declaración patrimonial de los Kirchner. Segundo, el caso Zanola, porque la alianza dinero-corrupción-poder-sindicalismo se empezó a quebrar con él. El tercer tema son los dineros negros de la campaña, financiados por sectores donde aparece la efedrina, donde aparecen asesinatos, vínculos con el narcotráfico.

NC: Agregaría el caso Antonini Wilson, porque ha dejado al Gobierno desnudo en sus mentiras. Este año, la corrupción apareció claramente como un tema. Los jueces muchas veces manejan estas causas con un concepto de sentido político. El Poder Judicial va a tener con el Gobierno una situación de enorme tirantez. Lo que está pasando con la Corte, con los fallos contra la Ley de Medios, con la libertad sindical, con el Consejo de la Magistratura. En la medida que la Justicia actúe independientemente, el matrimonio Kirchner va a tener mucho de qué preocuparse.

AL: ¿Pero por qué algunos jueces actuaron y otros no? Otro elemento antidemocrático y antirrepublicano que instalaron los Kirchner es el temor en los empresarios, en los periodistas, en los jueces. Temor al Consejo de la Magistratura, temor a los premios y a los castigos. En los mismos funcionarios de gobierno que no van a hablar a los programas porque tienen temor de lo que diga Kirchner.

NC: Creo que se viene un poder más repartido, es poco probable que el próximo presidente tenga el nivel de dominio del Congreso que tuvo Cristina Fernández. La oposición debe comprender esto.

—Y en este análisis, ¿qué incidencia tiene la decisión de Duhalde de lanzar su candidatura presidencial?

AL: Ha sido la peor noticia del año para Kirchner. En política, la voluntad de ser es determinante. Después de una larga entrevista que le hice a Duhalde para la televisión, percibí que él tiene esa voluntad de querer ser.

NC: La candidatura de Duhalde es un producto más del kirchnerismo. Así como el kirchnerismo ha terminado transformando a De Narváez en el ganador de la última elección, el kirchnerismo ha hecho también revivir a Duhalde. Si pudo ganar De Narváez una elección, también la puede ganar Duhalde.

MRG: Duhalde nunca se alejó de la escena política porque es un animal político. Ahora, nadie sabe exactamente cómo va a alinear sus fuerzas con el PJ disidente, es algo que vamos a poder observar en los próximos 40 días. Le creo a Duhalde su voluntad de sacarlo a Kirchner de la provincia de Buenos Aires.

De la Ley de Medios al Fútbol para Todos

—La Ley de Medios fue una de las mayores controversias del año. ¿Qué opinión tienen sobre ella?

RUIZ GUIÑAZÚ: No es cuestión de opinión, es cuestión de que estamos frente a un hecho que nos retrotrae a situaciones inaceptables. Recordemos que en otro gobierno institucional, como fue el de Isabel Perón, cuando López Rega aplicó la ley de prescindibilidad, afectaba a todos aquellos que trabajaban en los medios del Estado. Todos los medios eran del Estado, salvo las radios Rivadavia, Continental y Del Plata. Entonces si a vos te aplicaban la ley de prescindibilidad, vos no podías trabajar en ningún medio. Eso se llama censura y autoritarismo. Entonces, cuando vos observás cómo está construida la Ley de Medios de este Gobierno, más allá de que tenga cosas interesantes, la idea matriz es tener a todos en un puño y controlarnos para que no emitamos sonidos adversos al régimen.

—¿Y el anuncio del famoso Fútbol para Todos?

CASTRO: Ha sido un bluf, es un "fútbol pagado por todos". Te aclaro que yo siempre fui muy crítico de lo otro. Porque eso debió haberse licitado. El Gobierno toma iniciativas que tienen fundamentos atendibles, en muchos casos, buenos. La Ley de Reforma Política era necesaria, la Ley de Medios es necesaria. Después, en su instrumentación, termina generando cosas malas, lo cual es un problema.

LEUCO: Yo también he sido muy crítico del esquema anterior que estaba lleno de sospechas, sin ningún tipo de transparencias, como acostumbraba a hacer siempre la AFA con Julio Grondona en la presidencia. En lo que se está haciendo actualmente, aparece una cosa que no se le critica demasiado a los Kirchner –yo no lo he criticado, pero ahora lo estoy incorporando– que es la mala gestión. Lo mejor que pueden hacer con el fútbol es llamar a una licitación nacional e internacional absolutamente transparente. Están perdiendo entre 200 o 300 millones cada seis meses. La ecuación económica que hicieron es falsa y no funciona. Entonces, lo antes posible, hacer la licitación lo más transparente y terminar con este tema de que el fútbol sea manejado por el Estado. Me parece vergonzoso.

GRAHAM YOOLL: Este tema del fútbol ha desvalorizado todo lo que es cultural en el canal estatal. Para muestra, vale el programa de Cristina Mucci, que lo han pasado a las 2 de la mañana.

El peso de la inseguridad

GRAHAM YOOLL: Lo que va a tumbar a Kirchner electoralmente es la inseguridad. La clase trabajadora es la más afectada en las villas por la inseguridad. El pobre que daña al pobre es lo más marcado.

RUIZ GUIÑAZU: Yo no sé si no es la clase media la que ha sido más sensible a la inseguridad. Fijate quiénes son los muertos, una maestra. Yo creo que hay que distinguir entre la acción policial, de la cual no tenemos demasiada medición. Cuando avanzan sobre las villas y empiezan a detener "sospechosos" –entre comillas–, no tenemos información fidedigna de eso. A mí eso me atemoriza. Cuando vos leés: "Hubo un procedimiento policial en la villa tal". ¿Quiénes fueron detenidos? ¿Quiénes fueron sospechosos? ¿Por qué los llevaron? En las villas hay un tipo de inseguridad. El ciudadano que tiene su documentación en regla tiene otro tipo de inseguridad. Son cosas diferentes.

CASTRO: Yo creo que el tema de la falta de seguridad es un tema que afecta a la clase media y afecta también a todo un sector más bajo. Fijate lo que ha pasado en la provincia de Buenos Aires, que siempre es el termómetro. Es patético. El mismo Gobierno, que criticó al juez que había denunciado que miembros de la Policía apañaban a delincuentes, después termina diciendo lo que dice. Es la falta de políticas de Estado.

LEUCO: Comparto lo que dicen ellos. Yo le agrego primero el elemento de la destrucción de los lazos solidarios de la sociedad. La inseguridad lleva a que el que vive en la parte más de clase media del barrio les eche la culpa a los de la villa; y el que vive delante de la villa les eche la culpa a los que están dentro de la villa, en la parte más profunda.

Y el segundo tema es que yo creo que los Kirchner tienen un prejuicio ideológico con este tema. Su formación los hace creer que el reclamo de seguridad es una bandera de la derecha y se equivocan. Porque la seguridad es el primer derecho humano, que es el derecho a la vida.

Comentá la nota