Antes de fin de año, Scioli buscará $ 1500 millones en el mercado

Se usarán para gastos de funcionamiento; para 2010 la provincia necesitará $ 10.000 millones más
LA PLATA.? No bien entre en vigor la flamante ley que suspendió el impedimento a las provincias para endeudarse, el gobierno de Daniel Scioli se lanzará a buscar financiamiento para cubrir gastos corrientes, en principio, por casi $ 1500 millones.

Será sólo el prenuncio de un plan de endeudamiento mayor, previsto para 2010, por el que el gobierno provincial piensa pedir créditos ?en el mercado local y en el exterior? por $ 10.700 millones con el fin de enfrentar la escasez de recursos, y que también contempla la creación de letras de tesorería por $ 2500 millones y la emisión de bonos por $ 850 millones para cancelar deudas con proveedores.

Las restricciones de las alicaídas arcas provinciales ?que apenas permiten cumplir con los pagos de salarios a empleados públicos? y un creciente reclamo de recomposición salarial, con la consecuente multiplicación de protestas en las reparticiones públicas, conforman un complejo escenario. En ese contexto, las autoridades bonaerenses analizan la posibilidad de aplicar, básicamente, tres herramientas que sirvan para alcanzar, lo antes posible, cierto alivio financiero. Sólo para terminar el año en curso, a la provincia le faltan $ 2200 millones, como consecuencia de la retracción de ingresos por el impacto de la crisis financiera internacional y la desaceleración en la economía local.

Por un lado, se pretende conseguir un préstamo sindicado de parte de bancos por unos $ 600 millones. Se trata de una suerte de crédito derivado de un acuerdo entre varias entidades financieras para prestar, bajo reglas normales de deuda, a la provincia. "La intervención de varios bancos implica la dispersión del riesgo entre los participantes y mejora las condiciones para el deudor", explicaron a La Nacion fuentes del Ministerio de Economía provincial. Funcionarios de esa cartera, conducida por Alejandro Arlía, aseguran que ya consiguieron interesar a tres bancos para intervenir en la operación.

En una carpeta que está en el escritorio de Arlía, en el primer piso del ministerio, y que contiene las alternativas de financiamiento para 2010, también figura un préstamo de un fondo de inversión extranjero (Banco de Valores), por unos US$ 125 millones (475 millones de pesos). En el folio siguiente, aparece la tercera herramienta: la colocación de un bono en el mercado local por US$ 100 millones (380 millones de pesos), por un plazo no mayor que 18 meses.

La combinación de estos instrumentos aportaría a la provincia fondos frescos para hacer frente a las urgencias de una caja exigua. Pero las dificultades son mayúsculas: tanto que Scioli tuvo que pedir a la Legislatura provincial una ampliación del presupuesto 2009 de $ 980 millones para cubrir un incremento de gastos más allá de lo previsto en salud y en acción social.

Endeudamiento

La provincia de Buenos Aires pondrá en práctica, en 2010, una agresiva política de endeudamiento para permitir reforzar el financiamiento de programas de gestión. En total, Buenos Aires buscará el año próximo financiamiento interno y externo por más de $ 10.700 millones, según lo que figura en el proyecto de presupuesto 2010, que en pocos días será tratado en la Legislatura provincial, donde la oposición ya adelantó un fuerte cuestionamiento.

El cálculo de gastos y recursos de la provincia para 2010 prevé $ 65.600 millones de erogaciones totales; un déficit primario de $ 5387 millones ?en el presente presupuesto el déficit fue de $ 2900 millones?, y una necesidad de financiamiento que asciende a los $ 10.716 millones.

Scioli gestiona también un acuerdo político, económico y financiero con la Casa Rosada para aliviar la deuda que mantiene con la Nación y conseguir un auxilio extraordinario para equilibrar las cuentas bonaerenses. De los $ 45.000 millones de obligaciones consolidadas que tiene la provincia, casi el 65% ?unos $ 29.000 millones? los adeuda al Estado nacional. Las claves para ese acuerdo están en el texto del presupuesto nacional, que deja abierta la puerta a posibles renegociaciones, quitas, esperas, revisiones y hasta condonaciones de las deudas de las provincias. También permitiría renegociar deuda con organismos internacionales tomadas con garantía de fondos federales. Scioli decidió aplicar la misma política con municipios de los que es acreedor.

"Estamos trabajando en sintonía con el Gobierno para delinear nuevos planes de asistencia financiera y una probable reestructuración de la deuda de la provincia y pretendemos ayudar a los municipios del mismo modo", dijo a La Nacion el ministro Arlía, cuando envió el proyecto de presupuesto a la Legislatura.

Consultado sobre el tema, el gobernador Scioli defendió esta semana la política de endeudamiento provincial: "La provincia de Buenos Aires tiene que estar en inversión permanente y esas inversiones de distinto tipo, de infraestructura, de salud, de educación, de cloacas, de agua potable, asfalto, viviendas, y el endeudamiento es una herramienta para dinamizar más todo este tipo de planes que tenemos". Y acotó: "Obviamente, la provincia aparte tiene un problema estructural de déficit fiscal que hemos trabajado en reformas para desendeudar más la provincia en términos reales".

Scioli dijo que, pese a todo, el déficit provincial es "manejable" y pidió transmitir "tranquilidad", ya que, aseguró: "Se va a cumplir en todo lo que habíamos coordinado".

Comentá la nota