Antes de hacer las valijas a Brasil, recomiendan vacunarse

Esta semana enviarán desde Córdoba una partida de entre 100 y 150 dosis. Se colocarán en forma gratuita en el Centro de Salud. Los que van en avión a las playas del sur no la necesitan
¿Será sólo por su cara sonriente que mostró apenas se la entrevistó en el hospital o en su casa, que no mostraba cansancio ni miedo? ¿O porque su relato esconde más preguntas que respuestas?

Pocos creen que lo dicho por Ana Carolina Gallo, cantante y profesora de educación física, desaparecida en medio de las sierras de El Chacay, sea verdadero.

Por múltiples aspectos, lo que ella cuenta deja un gran margen para la duda, algo que el fiscal Javier Di Santo tratará de disipar hoy, cuando brinde su testimonio en los Tribunales.

Su relato de lo que le sucedió, en cada párrafo encuentra una duda que ojalá pueda llegar a ser develada.

Los puntos centrales

que no “cierran”

4 Carolina dijo que iba corriendo en la siesta del viernes desde El Chacay hacia Las Albahacas y que luego fue al Cerro de la Cruz (en el sector de Los Ranqueles, en la parte norte de Las Albahacas) y que cuando iba corriendo la golpearon y le taparon la cara con un trapo con éter (para dormirla) y que luego no recuerda nada más.

Es un punto central de su relato. Este tipo de acción es hipotéticamente posible que suceda en Buenos Aires o inclusive en Río Cuarto... Pero que ocurra en una villa serrana, es muy poco probable. El éter o el cloroformo no son de uso habitual.

4 Dijo que la golpearon en la cabeza y que no recuerda nada.

El golpe que recibió no podría afectarle la memoria, por la levedad del mismo, indicaron los médicos.

4Luego sostiene que se despierta en el río, desnuda, que sale del agua y que tiene el tobillo fracturado. Y que luego caminó varios kilómetros (serían unos 25) hasta lograr, al día siguiente, encontrar quien la auxiliara.

El tobillo no estaría para nada fracturado, sino que se trató de un esguince.

De todos modos, esguinzada no podría haber caminado muchos metros, y menos aún en medio de la geografía serrana, caracterizada por lo agreste y pedregoso.

4Dice que era avanzada la tarde del viernes y que no sabía dónde estaba, que entonces comenzó a escalar cerros para poder ubicarse.

En la zona de Las Albahacas, o de El Chacay, basta con subir a uno de los cerros para mirar alrededor y ver claramente que hacia un costado están las sierras (hacia el oeste) y que hacia el lado contrario comienza la parte más llana. No es para nada difícil observar los caminos, y -para el caso- ver el tránsito nocturno en el nuevo Camino de la Costa que une la zona de Las Albahacas con Alpa Corral.

4Sostiene que subió un cerro tras otro y no vio nada. Ni luces. Y que caminó todo el tiempo “con la pierna rota”.

Es la otra parte de su versión que “no cierra” y que para muchos no tiene nada de verdadero.

En noches como la de estos días, en que la Luna se esconde en el ocaso poco después de la medianoche, en las sierras se observa fácilmente el reflejo de todas las luces de los pueblos, inclusive se puede ver hasta la ciudad de Río Cuarto. Y, por supuesto, se ven las luces de Las Albahacas, de Alpa Corral y de cuanto paraje serrano de importancia exista.

4Asegura que cuando despertó del golpe estaba en el río y que sólo tenía puestas las zapatillas y una chomba.

Los investigadores observaron que las zapatillas no tenían signo de estar deterioradas, ni muy sucias, algo que suena ilógico si, como dijo, estuvo en el río, se cayó varias veces, trepó cerros, y caminó por pajonales mojados...

4En su relato cuenta que salió antes de almorzar, y fue hallada por unos vecinos de la zona de Las Tapias. Luego llegó la policía y la rescató.

Alguien que hubiera pasado tantas horas caminando, con un tobillo fracturado o esguinzado, al menos tendría que haber mostrado las huellas del esfuerzo en su rostro. Por el contrario, quienes la vieron apenas fue rescatada la hallaron en muy buenas condiciones físicas en general.

Los investigadores no descartan su versión, pero buscan que se aclaren distintos puntos que presentan dudas de importancia. Su caso tuvo en vilo a la población y movilizó también a policías, bomberos y hasta a un avión del gobierno que participó en las tareas de búsqueda sobrevolando esa zona serrana.

Comentá la nota