Antes de fin de mes, el Gobierno designará cien efectivos en el Penal

La medida intenta solucionar la recarga de trabajo al personal del Servicio. Además, desde el Gobierno calificaron la intervención de la institución como positiva por lo que se la extendió hasta la conclusión de la gestión de José Luis Gioja.

La conducción provincial a través del Ministerio de Gobierno, está trabajando en la parte administrativa para blanquear y poner en funciones a 100 guardia cárceles que completaron el curso y que estarán afectados al Servicio Penitenciario antes de fin de mes. Por lo menos esa es la idea del gobierno. Esta medida es la solución a uno de los reclamos más fuertes que el personal del Servicio realizó a principios del año pasado y que tiene larga data, ya que se trabaja con recarga horaria, lo que genera malestar y bajo rendimiento en el personal. Este reclamo sumado a otras internas que existían en la conducción del Penal, fueron el resorte para que se tomaran medidas desde Gobierno que hoy, a la distancia, se describen como muy efectivas por "haber logrado la paz en el trabajo carcelario".

Fue el ministro de Gobierno, Emilio Fernández, quién enfrentó la situación cuando fugas reiteradas, algunas verdaderamente escandalosas, dejaron al descubierto una serie de internas en la conducción del Servicio Penitenciario de la Provincia, que generaron reclamos y solicitudes de todo tipo. Esta situación, sumada a una ola de inseguridad que la provincia sufría en ese momento, obligaron al Gobierno a tomar medidas drásticas. Es por eso que llegó la intervención que removió de su cargo al director Ramón Avenamar Ávila y puso en su lugar a Enrique Gil Pérez. Esta medida fue catalogada por Fernández como "la justa" para hacer los cambios que hoy hacen que la noticia no sean las fugas o los reclamos en el Penal.

La primera de las soluciones se dio inmediatamente asumió en el cargo el interventor, comisario retirado Gil Pérez, quién ejecutó el mandato del ministro de Gobierno de reconocerle económicamente la recarga horaria al personal. Por otro lado y en forma paralela, se hizo la convocatoria para capacitar guardia cárceles, los que hoy están haciendo prácticas en el Servicio Penitenciario y que en menos de un mes serían designados.

Se trata de 120 aspirantes que ya completaron el curso, de los cuales sólo 100 serán los absorbidos por el Servicio Penitenciario. Las demoras se dan porque administrativamente hay pasos que se deben ejecutar para que el personal quede blanqueado. De todos modos Fernández dijo que espera que esta semana surjan novedades, ya que antes de fin de mes quieren hacer las designaciones, al igual que sucederá con los agentes policiales que completaron el curso en 2009.

Todo este trabajo que se está realizando en el servicio Penitenciario, se logra por la ampliación de la Ley de Emergencia Económica que incluyó a las instituciones de seguridad de la provincia, tales como la Policía y el Penal, por lo que se permite las designaciones. Esta medida también tiene otra repercusión que para el Gobierno es necesaria, por los resultados obtenidos hasta el momento. Se trata de extender la intervención hasta que termine la gestión de gobierno de José Luis Gioja.

"El cargo de interventor estaba anclado en esa legislación y al haberse ampliado la Ley de Emergencia, sigue como hasta ahora. Esto quiere decir que Enrique Gil Pérez sigue al frente del Servicio en calidad de interventor. La Ley vencía el 31 de diciembre de 2009 y la ampliación hizo que se prorrogue hasta la finalización del ejercicio de este Gobierno, el 10 de diciembre de 2011", dijo el ministro.

A pesar de ser una intervención, en la extensión obtenida, Gil Pérez queda cumpliendo sus tareas pero sigue bajo los requerimientos del Gobernador.

"Esta supeditado como cualquier funcionario a que, si el gobernador Gioja lo determina, pueda removerlo o no del cargo", agregó Fernández.

El ministro argumentó la medida al destacar la labor realizada en el marco de la intervención y fundamentalmente los logros obtenidos que permiten un trabajo sin mayores conflictos.

"Durante la intervención se han hecho cosas importantes, fundamentalmente se ha logrado un clima de paz para el trabajo, ya que la institución esta funcionando normalmente. Se logró capacitar y formar a una importante cantidad de guardia cárceles. Se logró romper con las disputas internas y salvar inquietudes que tenía el personal en cuanto al sistema de recambio, donde se puso un reconocimiento de tipo económico. Esto hasta tanto ingrese el nuevo personal, que esperamos sea antes de fin de mes. También estamos trabajando para mejorar la infraestructura del establecimiento, la continuación de las barreras físicas con la construcción del cierre perimetral, y los sistemas de capacitación. Otro tema fue que se firmaron convenios con el Ministerio de Trabajo de la Nación, donde se involucra a la Secretaría de Empleo para formar dentro del programa Jóvenes con más y mejor trabajo (el año pasado cuando Enrique Deibe vino a la provincia) para que aquellos internos que están saliendo en forma transitoria y a los que están por cumplir condena, tengan acceso a la capacitación en diferentes oficios.

Todo esto se logró en el marco de la intervención, pero lo más destacado es que reina la paz en el trabajo", concluyó el ministro Emilio Fernández.

Comentá la nota