Antes de fin de año estarán funcionando 100 nuevos semáforos

Buscan ordenar el tránsito en las zonas más neurálgicas. El 70 por ciento de 454 semáforos instalados en la ciudad, estarán interconectados por una red computarizada. Las avenidas Independencia, Colón y Luro serán las más beneficiadas.

Un centenar de nuevos semáforos estará funcionando antes de fin de año en avenidas y calles neurálgicas de Mar del Plata. De esta manera la municipalidad avanza en una vieja y crítica asignatura pendiente de la ciudad: ordenar el caos de tránsito.

Al menos por lo que se puede ver el proyecto aparece ambicioso y planificado. Y aporta equipamiento tecnológico de última generación que provocará cambios sustanciales en la circulación vehicular urbana.

De momento, decenas de nuevas columnas aparecen "sembradas" en distintas esquinas. Sobre todo en las principales avenidas, colectoras y calles del micro y macrocentro.

En rigor, se ejecutan la primera y segunda etapa de una obra que se licitó en simultáneo con un presupuesto de 18 millones de pesos. El sistema prevé no pocas modificaciones ya que a través de una red de interconexión computarizada, por ejemplo, el 70 por ciento de los semáforos funcionarán coordinados. Hoy por hoy sólo el 30 por ciento de los ya existentes actúa de esta forma.

Las luces de señal de cruce estructuradas hasta ahora se fueron instalando al ritmo de la expansión que tuvo Mar del Plata. Pero sin planificación a futuro, y por lo general, para dar respuesta a demandas espasmódicas.

Actualmente la ciudad cuenta con 354 semáforos distribuidos en su casco urbano, de los cuales 136 están en el centro. En los próximos sesenta días el número trepará a 454.

Una computadora "madre" creará una nueva red de interconexión. Para esto se reinstalarán y ampliarán programas. Inicialmente serán dos que se alternarán para organizar el tránsito. Así se beneficiará y equilibrará en igual proporción el acceso y la salida del sector céntrico.

En consecuencia, se contará con una herramienta fundamental para detectar el caudal de vehículos en veinte puestos de medición estratégicos durante las 24 horas. El método "censará" la cantidad de autos que transitan por las principales arterias y cruces.

Esto permitirá mejorar la circulación en diferentes momentos del día. Por caso, se podrá conocer el flujo en horas pico de un día de semana, qué pasa un viernes por la noche o durante el verano. Esa información hoy no existe, ya que sólo se realizan lecturas parciales .

Otras de las novedades será un sistema de cámaras ubicadas en las esquinas con un software especial focalizadas por cada carril durante el día y la noche para diseñar un tránsito adecuado. Otras cámaras, en tanto, realizarán monitoreo on-line.

¿Qué se busca con esto? En primera instancia detectar situaciones de riesgo en la búsqueda de correcciones, registro de incidentes, accidentes, embotellamientos, estacionamiento en doble fila, carga y descarga de camiones, etc.

Tres avenidas claves

Las avenidas Independencia, Luro, Colón y sus respectivas colectoras serán las más beneficiadas con la incorporación del nuevo sistema. La primera de las mencionadas es una de la vías donde se observa mayor saturación de vehículos. A partir de ahora Independencia tendrá un semáforo en cada esquina desde la costa hasta Juan B. Justo.

Con la nueva semaforización no se podrá girar a la izquierda en una avenida de doble mano. Para esta maniobra los conductores deberán utilizar las colectoras pensadas para tal fin. Quien maneje por Independencia en dirección al sur y necesite ir al centro se verá obligado a doblar a la derecha hasta Salta para luego retomar. Lo mismo pasará en sentido contrario, es decir, la alternativa será Catamarca cuya circulación va hacia el norte.

Sin embargo, Independencia mantendrá una excepción: los cruces con Libertad, Balcarce y 11 de Setiembre. Esto se mantendrá debido a que Libertad requiere de un ensanche.

Mientras tanto se estudia la posibilidad de aplicar en ese tramo el método de carriles reversibles, es decir, que de acuerdo a determinados horarios se habiliten vías para transitar en una u otra dirección.

En el caso de Colón, desde Independencia hacia el oeste (se están instalando ocho nuevos equipos), por ejemplo, las colectoras serán Bolívar y Brown en ambos sentidos. En cuanto a Luro las características de la estación de trenes permitiría una única excepción de giro a la izquierda que se está analizando en la intersección de esta avenida con la calle Don Bosco.

Este sector amerita un estudio más severo con vistas al futuro de la nueva ferroautomotora. Los técnicos evalúan de qué manera ordenar el tránsito en la zona de Luro y San Juan. ¿Por qué? Inevitablemente la segunda es una calle con mucho tránsito que sufrirá un aumento natural de su caudal de circulación sur-norte. En esta primera fase de la obra se colocarán semáforos en las esquinas de Rivadavia y San Martín.

En la intersección de Luro y Funes funcionará un semáforo que evitará doblar a la izquierda a los vehículos que circulen en dirección a la costa.

Para las avenidas Jara y Carlos Tejedor también habrá novedades. Varias esquinas contarán con nuevas señales lumínicas para cruzar: 3 de Febrero, San Martín, Moreno, Bolívar, Gascón y Avellaneda. Y hacia el norte, Beruti y Strobel.

Asimismo, se instalarán nuevos semáforos, en esta etapa, en las avenidas Juan B. Justo, Constitución, Fortunato de la Plaza, Polonia, Jacinto Peralta Ramos y Félix U. Camet. En el caso de Champagnat se remodelará e interconectará el sistema que funciona actualmente. Incluso por la ruta 88 desde "El Gaucho" hacia el sur.

Carteles de mensajes variables

Los elementos nuevos que se instalarán en avenidas de Mar del Plata serán los "carteles de mensajes variables". A través de esos indicadores, que por ahora serán seis ubicados en diferentes lugares, se emitirán mensajes educativos, se informará al conductor si se produce alguna obstrucción o embotellamiento de tránsito, se le recomendará por qué calle circular o dónde hay mayor caudal de tránsito.

Los mismos carteles indicarán la velocidad de circulación por la avenida. La velocidad promedio de la onda verde rondará los 55 kilómetros por hora. De respetarla, se podrá avanzar muchas calles sin encontrar semáforos en rojo.

Tiempo de "descuento" para los peatones

Al estar los semáforos monitoreados y conectados entre sí a una red, será el flujo del tránsito de acuerdo a los horarios el que marque la frecuencia de rojo a verde y viceversa. No será el mismo tiempo en momentos pico del día que durante la noche y la madrugada.

Los cien nuevos semáforos tendrán indicadores especiales para peatones. Y contarán con un sistema de última tecnología que marcará el tiempo de descuento. Es decir, los segundos que quedan para cruzar una esquina. Las personas con disminución visual accederán a un sistema especial de cinco cruces. Otros 40 semáforos ya existentes serán dotados de estos servicios.

Comentá la nota