Antes del escándalo, hubo 60 ingresos sin concurso

Casi la mitad fue para cargos de maestranza, pero terminaron en el escalafón administrativo.
En los últimos cuatro años, antes de las recientes designaciones de familiares que despertaron polémica, la Corte de Justicia impulsó 60 ingresos al Poder Judicial sin concurso de antecedentes y oposición. La gran mayoría entró como personal de maestranza, pero cumplen tareas administrativas para las que sí se requiere un examen que permita determinar la idoneidad de los aspirantes.

Las designaciones en cuestión son el antecedente inmediato de las 39 sin concurso que salieron a la luz la semana pasada y que desataron un nuevo revuelo institucional en el Poder Judicial. Sobre todo, porque al menos 17 son parientes de cortistas, jueces, fiscales y funcionarios de los otros Poderes del Estado.

Los 60 nombramientos surgen de 14 acordadas que firmó la Corte de Justicia entre septiembre de 2006 y octubre del año pasado. Todos fueron sin concurso y sólo se compulsaron los antecedentes personales y laborales, según dicen esos instrumentos. Además, no trascendió ninguna convocatoria pública para que todos los interesados en ingresar al Poder Judicial tuvieran la oportunidad de presentarse.

Los números ofrecen varios datos que llaman la atención. La Corte designó en forma discrecional a 49 trabajadores como personal de maestranza, escalafón para el que el reglamento interno de ingresos no obliga a hacer concursos. Sin embargo, no se ven en esas funciones y fuentes del Poder Judicial reconocen que nunca trabajaron como ordenanzas y que directamente fueron asignados a cumplir tareas administrativas en los Juzgados u otros órganos judiciales.

Lo curioso es que si hubieran sido nombrados en el escalafón de personal técnico y administrativo, deberían haber pasado por el filtro del concurso de antecedentes y oposición. Además, ¿por qué la Corte argumentó necesidad de cubrir vacantes en cargos de ordenanzas, si ya se sabía que iban a terminar como administrativos?

Las otras 11 designaciones entre 2006 y 2008 se reparten entre personal técnico y administrativo y profesionales. Para esos escalafones si es obligatorio hacer concursos, aunque los cortistas desecharon esa instancia auto-exceptuándose por medio de acordadas de implementar ese mecanismo. Resolución que ganó duros cuestionamientos (Ver aparte) y que critica el Foro de Abogados y algunos juristas que sostienen que el artículo 45 de la Constitución de San Juan obliga a hacer concursos para designar personal en el Estado.

La ausencia de concursos de antecedentes y oposición se contrapone a lo que esta misma Corte había dicho por escrito en 2001, cuando fijó el reglamento para los ingresos a Tribunales. Aseguró que es un mecanismo "indispensable" para "acrecentar el nivel de la profesionalidad e idoneidad" de los aspirantes a trabajar en Tribunales.

La última vez que hubo concursos de ingresos en el Poder Judicial fue en 2005, pero derivó en un escándalo mayúsculo. Una aspirante denunció que el secretario Administrativo de la Corte, Luis Recio, le adelantó bajo cuerda las preguntas que le iban a tomar en el examen escrito. Desde ahí, la Corte optó por no volver a poner en práctica el sistema que tanto defendió 8 años atrás.

Comentá la nota