Antes de ir con Confe, la UCR busca un pacto

Antes de ir con Confe, la UCR busca un pacto
Quiere abrirse al diálogo con los radicales que promueven la alianza con el partido de Cobos. Piden internas, pero no abiertas.
"Por suerte, mi papá se murió, ya que si viera la traición que Cobos y sus seguidores le han hecho al partido, se hubiera vuelto a morir". Bombos, aplausos y trompetas resonaron aprobando las palabras de uno de los 300 militantes que ayer participaron de la asamblea de algunos sectores del radicalismo realizada en la Asociación de Panaderos para darle el visto bueno a la postura que ya había adelantado Roberto Iglesias el jueves.

Abrir las puertas al diálogo con la parte del radicalismo en tratativas con el partido de Cobos, Confederación Federal (Confe), con la condición de que se retrotraigan los acuerdos para poder encontrar un consenso interno más amplio y, por ende, con mayores posibilidades de subsistir en el tiempo.

Así, las líneas Convergencia (con Iglesias y Raúl Vicchi a la cabeza), Nuevo Rumbo (representada por Fernando Armanague) y Futuro (encabezada por Rubén Palero) hicieron acto de presencia y movilizaron hasta a los militantes de departamentos más alejados como Junín y Tunuyán.

El objetivo es cambiar el eje de la discusión y, antes de pensar si "Cobos si o no", intentar recomponer su partido así como romper los lineamientos que prevé la "interna tramposa" que ha planteado el plenario nacional.

"Ellos modificaron la carta orgánica para que la gente de Confe participe pero nosotros estamos tomando nuestros recaudos administrativos y legales", subrayó Roberto Iglesias, quien rescata la fuerza que puede lograr la identidad partidaria si todos se unen en una dirección común.

El ex gobernador no se cansó de enviarle mensajes a su hasta hace poco compañero de lista, el senador Ernesto Sanz. "Creemos que a Sanz no le hace falta hacer una tramoya para representar a Mendoza porque su buena gestión ya lo representa", lanzó al mismo tiempo que marcó la necesidad de una apertura partidaria bajo las normas existentes pero sin carteles colgados ni cargos asignados.

Aunque para la mayoría de los presentes de ayer, Cobos es mala palabra; lo cierto es que los dirigentes volvieron a dejar la puerta abierta para reunirse con el Vicepresidente, ya que no descartan un acuerdo con Confe una vez que se normalice el partido. Para ello, repiten, hay que ser cuidadosos. Pero se atajan porque Cobos ha dicho que no tiene por qué hablar con ellos.

"Cobos no va a hablar conmigo porque si lo hace, le voy a pedir explicaciones, no como Sanz y (el interventor) Carlos Le Donne", señaló Iglesias.

Defensa del partido

Muchos de los militantes que ayer participaron de la asamblea fueron a decir su verdad. Algunos aprovecharon para hacer catarsis ya que, dijeron, se sintieron traicionados por la alianza de Cobos con Kirchner.

De hecho, la palabra traición fue una de las más escuchadas durante el encuentro. Incluso, participaron varios de los más antiguos afiliados que dejaron sus dolencias de lado para "defender" el partido que los vio crecer y al que ven desdibujarse desde hace tiempo.

Desde el pedido de garantías para no volver a ser engañados por quienes, según ellos, le dieron la posibilidad a Jaque de ganar la provincia, así como la necesidad de hacer una autocrítica fue lo que se planteó en la Asamblea. "Nosotros también somos culpables de lo que pasó", sintetizó Armanague y coincidió con Palero quien destacó que "hay mucho que pensar hacia adentro".

Por eso, se fueron conformes y sintieron que se están fortaleciendo. "Hasta hace unos días decían que estábamos muertos", advirtieron. El próximo paso, más allá de la pelea interna, es comenzar a reunir a los equipos de trabajo.

Comentá la nota