Antes de aumentar, quieren nuevas reglas

La Municipalidad no propondrá una suba del cospel sin un marco regulatorio. Empiezan las negociaciones en el Concejo.
La Municipalidad de Córdoba no enviará proyectos de aumento en el sistema de transporte hasta que no se apruebe el marco regulatorio en el Concejo Deliberante. Desde hoy comenzará una serie de reuniones con los diferentes bloques del cuerpo legislativo con el objetivo de debatir el proyecto.

Fuentes de la Subsecretaría de Transporte municipal indicaron que no está previsto enviar al Concejo un proyecto que implique la suba del boleto de los ómnibus urbanos. "El intendente no va a mandar un proyecto de boleto para que fracase", sostuvieron.

En ese sentido, también negaron que se vaya a solicitar la suba en las tarifas de taxis y remises. "No se puede dar una suba, porque provocará un desequilibrio en el sistema", aseguraron.

La idea que se maneja en el Palacio 6 de Julio es ajustar las tarifas de manera general: taxis, remises, diferenciales y ómnibus. Pero para ello, deben estar dadas las condiciones políticas necesarias, algo que no sucede en este momento, ya que para aprobar cualquier iniciativa en el Concejo se necesita el apoyo de al menos tres bloques, luego de la fragmentación del Frente Cívico la semana pasada.

Sin embargo, cada vez son más fuertes las presiones por parte de las prestatarias del sistema de transporte urbano para que se actualice el precio del boleto, actualmente en 1,50 peso. El pedido de las empresas es un boleto de 2,20 pesos, aunque el Ejecutivo planea una "tarifa política" de dos pesos.

Por otra parte, una agrupación de taxistas ya realizó un pedido formal en el Concejo para que se trate una suba en la bajada de bandera y en la ficha.

Marco regulatorio. La intención de los funcionarios municipales es que el Concejo trate dentro de poco tiempo el marco regulatorio del transporte. Ese marco no tiene que ver con las condiciones en las que se licitó el actual sistema de ómnibus, sino con una ordenanza que rige desde la década de 1970 y que sienta las bases de todos los sistemas de transporte de pasajeros en la ciudad.

Para comenzar a discutir la sanción de la ordenanza del nuevo marco, hoy será la primera reunión con uno de los bloques de concejales. La idea es realizar encuentros similares con las siete bancadas, para intentar lograr un consenso detrás del proyecto.

Desde el municipio aseguran que el marco vendrá acompañado de un plan integral de transporte, que incluirá la puesta en marcha de más unidades (esta semana las privadas presentan 15 ómnibus), la reformulación de los diferenciales (no descartan la eliminación de las líneas con poca rentabilidad) y nuevas medidas para taxis y remises.

Comentá la nota