Con el antecedente en Córdoba, Macri busca contener a la tropa bonaerense

Con el antecedente en Córdoba, Macri busca contener a la tropa bonaerense

El presidente recibirá en Olivos a los 69 intendentes de Cambiemos para alinear a todo el equipo de cara a las elecciones, en las que necesita si o si una victoria en la Provincia para poder retener la Presidencia.

Luego de que el radicalismo juegue en listas separadas en Córdoba (lo que se leyó como una clara ruptura de Cambiemos), el presidente Mauricio Macri recibirá este jueves a todos los intendentes de Buenos Aires, alineados en la alianza gobernante.

Es que, como se sabe, la Provincia significa el 38 por ciento del padrón, por lo que es absolutamente necesaria una contundente victoria en territorio bonaerense si se pretende retener la Presidencia.

Fueron varios los alcaldes que promovieron y defendieron el desdoblamiento que separe las boletas propias con las de “Macri Presidente”, por temor a perder el pago chico. Así, el fantasma de la “boleta corta” deambula por Balcarce 50.

“En el interior, Macri en la boleta nos baja al menos 5 puntos a los intendentes”, sostuvo a LaTecla.info un intendente radical. En el Conurbano la realidad es más cruda y para algunos líderes distritales, el Presidente es una piedra que los hunde en las urnas.

Desde el equipo presidencial se aconsejó a Macri que se muestre cerca de la madre de todas las batallas (la Provincia) a lo largo de todo el año. El mismo Presidente se lo confesó a los legisladores y remarcó que de todas las provincias, le hubiera gustado acompañar más a Buenos Aires en sus primeros años de gestión. Por ello, se comprometió a realizarlo este año electoral.

En definitiva, la cumbre con Olivos tendrá un objetivo claro: alinear a la tropa. Hablar cara a cara con los intendentes, remarcar que el camino es el correcto y que Cambiemos apuesta a un cambio cultural a pesar de los fracasos en materia de economía. Ese es el punto, que los 68 intendentes del oficialismo repliquen en sus comunas la apuesta al “cambio cultural”, que será el caballito de batalla de la campaña electoral.

Así, el Presidente vuelve a dar una clara muestra de su nuevo juego electoral. No es tiempo para dudas, ni para internas que pongan en jaque su liderazgo como ocurrió con la interna en Córdoba. Un paso en falso puede significar una despedida en la gestión y Macri está decidido a competir, adentro y afuera.

Coment� la nota