Ante el retraso en los pagos, la UOCRA se puso en alerta

Tal como informáramos esta mañana, la deuda de los gobiernos Provincial y Nacional con las empresas bahienses que llevan a cabo obras públicas en la ciudad ascendería a $17 millones.
Esta situación no deja de preocupar a los obreros, que temen por una ola de despidos a raíz de la falta de fondos.

Desde la UOCRA, Oscar Distéfano admitió a nuestro diario digital que permanecen en estado de alerta y movilización.

Si bien reconoció que la situación en la ciudad "está algo contenida", reconoció que existe preocupación por las posibles pérdidas de puestos de trabajo que se podrían generar si persiste la tendencia actual. "Tenemos que controlar cada obra que se está llevando a cabo en particular para evitar que se paralicen los trabajos y, por ende, los obreros se queden sin su fuente laboral", sostuvo.

Dejó en claro además que Bahía Blanca está mucho mejor que otras ciudades de la región, en las cuales se han paralizado todos los trabajos encarados por la Provincia y la Nación; y agregó que la problemática no es local ni regional, sino que es nacional.

"Los dirigentes gremiales a nivel nacional han tomado cartas en el asunto y nosotros estamos siguiendo sus lineamientos, sin descuidar la realidad bahiense", concluyó.

Comentá la nota