“Ante la recesión, hay que ser conservador”

El gobernador dijo que vienen tiempos difíciles para la actividad privada y afirmó que en épocas de crisis no hay que aumentar los impuestos. En Casa de Gobierno, el mandatario cuestionó las medidas de otras provincias y anticipó lo que haría para no generar inflación. A un año del comienzo de su segundo mandato.
“SE VIENE UNA EPOCA DE RECESION MUY FUERTE”. El titular del Poder Ejecutivo aseguró que el sistema económico va a cambiar y que se sentirá en Tucumán. LA GACETA / JORGE OLMOS SGROSSO

“No se puede improvisar como gobernador; hay que analizar las variables económicas y ver cómo va el mundo”.

“Cayó el capitalismo financiero; el de los papeles, el de la Bolsa. Nadie puede decir qué mundo viene”.

“No tenía un vicegobernador que me acompañara, sincero”

Peronismo y oposición, lealtades y agradecimiento

“Se viene una recesión fuerte y hay que ser conservador”

La crisis económico-financiera parece ser lo que más le aflige porque se cayó el capitalismo financiero en el mundo. Afirma que se viene una recesión importante en el país, pero tiene una receta para enfrentarla: “hay que ser muy conservador”. Es toda una definición proviniendo del gobernador, José Alperovich, quien mañana cumplirá el primer año de su segundo mandato constitucional, aunque el titular del Poder Ejecutivo no hace hincapié en este detalle y prefiere hablar de los cinco años de gestión. “El Gobierno es una lucha, día a día, con avances, aciertos y errores; se va cambiando; no hay un día de tranquilidad, especialmente con las influencias nacionales e internacionales como las que tenemos ahora”, señaló el mandatario, en su primer concepto del diálogo que mantuvo con LA GACETA. A lo largo de la charla aludió principalmente a la situación económica; luego habló de la Legislatura, de los candidatos para las elecciones de 2009 y de sus aspiraciones para 2011.

-¿Cambiaron mucho las reglas para la gestión con la crisis?

-Para llevar una provincia adelante estás obligado a actualizarte permanentemente. Ya no se puede improvisar como gobernador; hay que analizar las variables económicas, ver cómo va el mundo, porque la globalización afecta a todos. Si el petróleo está a U$S 65, no sé qué pasará con el biocombustible en Tucumán a partir de 2010, por ejemplo. O si Estados Unidos seguirá subsidiando el maíz, independientemente de que cambie el Gobierno -que va a cambiar-. Esto afecta la economía en todas las áreas, lo que obliga a estudiar, a aprender, a replantear todos los días si lo que se hace está bien o está mal, si hay que retroceder o no.

-¿Se trastocó el plan de gestión en este segundo mandato a causa de la crisis mundial?

-Esto me preocupa demasiado. Así como el mundo vivió la caída del muro de Berlín, acá se está cayendo el capitalismo financiero. Estamos viviendo un mundo totalmente distinto, y no hay nadie que te pueda decir cómo serán próximos 180 días. Se cayó el capitalismo financiero, el de los papeles, de la Bolsa. Vamos a vivir una experiencia inédita, nueva, y nadie pude decir con seriedad qué mundo viene y cómo nos afectará a nosotros.

-La gestión es día a día, ¿no se puede programar a seis meses?

-Como gobernador tengo objetivos claros en salud, educación, trabajo, empleo, etc. Tengo claro el norte; habrá escollos y habrá que dar vuelta, ir por derecha, por izquierda, esto va cambiando. Todos los días estamos viendo, construyendo en todas las áreas, esto no va en línea recta.

-¿La crisis lo obliga a pensar en nuevos colaboradores?

-No.

-¿Ni en otro perfil de ministros para un gabinete de crisis?

-Cada uno tiene su manera de gobernar. Reconozco que uno de mis defectos es ser muy personalista. Me gusta seguir todos los temas con mucha decisión política. Cambio cuando siento que hay que cambiar, no porque el plan es para un perfil o para otro.

-Para el año que viene, ¿qué variaciones observa?

-Lo que presiento que va a suceder, sin ser dueño de la verdad, es que se puede venir una recesión importante en toda la actividad privada. Es lo que más me aflige y no me deja dormir.

-¿Compensaría esto con una modificación de la política tributaria?

-No. Para que quede claro: cuando hay recesión lo que no se puede hacer es aumentar los impuestos. Es una receta automática, no se puede hacer lo que están haciendo casi todas las otras provincias: presión tributaria, aumento de impuestos, aumento de ingresos brutos. Pasa en todas, en Córdoba, en Buenos Aires, en Santa Fe, en Capital Federal.

-¿Qué recetaría para este tiempo de crisis desde su instinto empresario?

-Que hay que ser muy conservador, que se viene una época de recesión muy fuerte, en que va a cambiar un sistema total y lo vamos a sentir nosotros con mucha fuerza. Es lo que me dice mi instinto; que viene un año difícil, y que no habrá muchas variables para manejar. ¿Qué haría yo? Inyectaría mucha plata en la obra pública; porque esto no provocaría inflación; y trataría de que la Nación y las provincias funcionen, como lo hizo (Franklin) Roosevelt en 1930. Pero que la recesión viene, viene. No provocaría inflación...

-¿Cree que el Gobierno nacional será conservador?

-Creo que irá en esa línea.

-¿Tucumán va a sufrir las consecuencias?

-Todos pueden sufrir, toda la industria puede sufrir. Yo tenía una gran expectativa en el biocombustible para 2010; ahora no sé qué va a suceder en el mundo. No sé si se consumirá la misma cantidad de azúcar, de limones, si andará la fábrica de Scania, si se venderán más zapatillas para que funcione Alpargatas. Me pregunto todos los días dónde conseguiré financiamiento, cómo seguirá esto. Hoy una empresa de primera línea tuvo que pagar un crédito a 30 días con una tasa superior al 30%, los plazos fijos están arriba del 20%, con dinero grande. No está fácil, al pararse el consumo cae la demanda, al caer la demanda merma la recaudación. Hay factores internos y externos. Por eso digo que no es fácil; y lo peor es que no sabemos cuál es el piso y cómo se financiará. En EEUU y en Europa el consumo es con tarjeta y con créditos, y esto se cayó definitivamente.

-¿En Argentina hay burbujas de este tipo?

-No. En lo único que podría haber burbujas es en los precios de los campos, porque no es lo mismo un campo sembrado con soja a U$S 500 que a U$S 300. Es en lo único que puede haber burbuja; en lo demás, creo que no. En la construcción no. Imagine, Argentina tiene el 10% del producto bruto interno de los créditos, EEUU tenía el 160%, ahí hay burbuja, aquí no.

-¿Cuál es la conducta que debería seguir el tucumano?

-Ser conservador. Yo veo expediente por expediente y, donde puedo ahorrar, lo paro.

-A partir de esta realidad, ¿qué mensaje tiene para los tucumanos?

-Que tengan fe, que estamos estudiando, que se va a gastar menos de lo que entra. Tucumán es una provincia rica, con los mejores recursos humanos. Estamos atentos porque la crisis también es una oportunidad, esto pasará, las cosas pasan, y vamos a estar preparados para que la provincia salga lo más fortalecida posible. Estamos trabajando en eso.

Comentá la nota