Ante la ola de paros, descontarán a docentes los días no trabajados

Ante la falta de respuesta de los gremios docentes más inflexibles a las apelaciones del gobierno, que pide comprensión ante la crisis financiera nacional y provincial, el Poder Ejecutivo decidió no tolerar más la pérdida de días de clases por medidas de fuerza.
En ese marco, la ministra de Educación, María Inés Pilatti Vergara anunció que se realizarán los descuentos correspondientes a los docentes que adhieran este lunes a la huelga convocada por Atech y Federación Sitech.

"De aquí en adelante, el Ejecutivo provincial decidió descontar los días de paro, en razón de que las medidas de fuerza son inconducentes", aseguró la titular de la cartera educativa. En este sentido, Pilatti Vergara aclaró que "por más medidas de fuerza que convoquen los sindicatos docentes, por ahora es imposible otorgar un nuevo incremento salarial, debido a la crítica situación fiscal y financiera que atraviesan las arcas provinciales ante los coletazos de la crisis económica mundial".

La ministra destacó que "esta situación ya fue explicada claramente en las distintas reuniones a todos los sindicatos, tanto por el gobernador Capitanich como por mí y hasta por el ministro de Economía. Como nunca antes se había hecho, pusimos todos los números sobre la mesa, clarificamos los ingresos de la provincia, el presupuesto educativo, con lo cual demostramos que no podemos echar mano de fondos que no tenemos", comentó la ministra. Por ello reiteró que "los paros son inconducentes" y consideró que "lo único que logran es dejar sin clases a los chicos".

Muchos días perdidos

Pilatti expresó que este año desde que se iniciaron las clases estuvo latente el grado de conflictividad gremial y desde el gobierno se manifestó reiteradamente la voluntad política de respetar el ejercicio del derecho de huelga. "Pero, desde el gobierno se advirtió en todo momento la necesidad de no abusar de este ejercicio, en razón de que también somos conscientes de que como Estado tenemos la obligación de garantizar la educación", señaló.

La funcionaria indicó que en el año ya se perdieron 17 días de clases por paros docentes, sumado al receso escolar anticipado que se debió realizar como medida de prevención ante la pandemia de la gripe A.

Además, dijo que las medidas de fuerza tampoco se justifican porque "el gobierno siempre apostó al diálogo sincero y buscó el consenso para solucionar los problemas del sistema educativo. El año pasado, cuando la provincia tuvo la posibilidad económica otorgó un incremento de más del 35% a los sueldos docentes, e inclusive este año para garantizar el inicio del ciclo lectivo ese aumento alcanzó al 62% de la recuperación salarial, obteniendo el cuarto lugar entre los mejores salarios de los trabajadores de la educación del país".

Ante esta situación, la ministra pidió la comprensión de los dirigentes sindicales para que garanticen la continuidad de las clases y que contemplen la situación económica fiscal del Chaco, debido a que la provincia hace frente a "una inesperada y millonaria disminución de la coparticipación federal".

Gestos no valorados

La ministra también recordó que la política salarial del gobierno "se diferenció claramente de la de gestiones anteriores, cuando los trabajadores de la educación ni siquiera eran recibidos por los funcionarios del momento, y menos aún otorgaban incrementos salariales. Por el contrario, se aplicaron todas las políticas de ajuste".

Pilatti dijo, sin embargo, que "ni bien iniciada la gestión de Capitanich no sólo se privilegió la relación con los trabajadores, sino que se tomaron medidas concretas que permitieron duplicar la inversión educativa.

Como prueba citó que "es un hecho que, por primera vez en período democrático, se cumplió sobradamente con lo establecido en la Constitución Provincial en el artículo 83, referido al Fondo Educativo. Esto significa invertir en el sistema educativo más del 33% del total del presupuesto provincial".

Eso se tradujo, dijo, en "los incrementos salariales más importantes de las últimas décadas, mejorándose notablemente el poder adquisitivo del salario, incrementos acordados en un diálogo serio y maduro y con los números a la vista, cosa que tampoco jamás había ocurrido en los gobiernos anteriores, cuando el salario docente apenas cubría un tercio de la canasta básica alimentaria. Hoy podemos afirmar que esta situación no ocurre".

"En 15 meses esta gestión ha aumentado el salario básico docente más que en 15 años de gestiones anteriores", señaló, para justificar por qué, ante la incomprensión gremial, el gobierno decidió establecer los descuentos por días no trabajados.

Comentá la nota