Ante la falta de respuestas, evalúan nuevas medidas

General Pico (Agencia) – A veinte días de instalarse la carpa del Hospital Centeno, por la reincorporación de siete planes despedidos, las damnificadas en compañía de miembros ATE y CTA ofrecieron ayer una conferencia de prensa, para dar cuenta que hasta el momento no tienen respuestas concretas y anticiparon que analizan nuevas medidas de protesta.
Hubo reuniones el subsecretario de Salud, Darío Balsa, y el director del Hospital Mario García Llerena, quienes mostraron su preocupación pero no tienen soluciones definitivas.

Las personas despedidas "de palabra", luego de ser incluidas dentro de la nueva asignación universal por hijo, continúan presentándose en sus puestos de trabajo, aunque no prestan funciones y permanecen en las carpas montadas en el ingreso por calle 108. Mientras tanto, en algunas áreas como la cocina ya se reemplazó al personal con trabajadoras de las Postas, mientras que en otros sistemas permanecen las vacantes.

"Queremos remarcar que seguimos en lucha con las compañeras de planes Jefes y Jefas de Hogar y demás empleados en negro", indicó ayer la titular de ATE Liliana Tellerman. Y comentó que "ante la falta de respuestas, un grupo de ATE y CTA concurrimos, sin invitación, el miércoles pasado a Santa Rosa y nos entrevistamos con el subsecretario de Salud Darío Balsa. El resumen de la conversación fue que se comprometería con todo el esfuerzo posible para conseguir lo que se conoce como artículo 6º de la carrera hospitalaria", explicó.

La dirigente gremial remarcó que "estamos realmente afligidos y enojados por no haber recibido todavía ninguna noticia, frente a un problema que significa nada menos que la comida y el alquiler de estos compañeros".

La doctora Tellerman también dio cuenta de otra reunión con el director del Hospital, Mario García Llerena, convocada por los rumores de "privatización de servicios de limpieza". Sobre la cual explicó que el director "se comprometió a que no habrá privatizaciones".

Por su parte, el referente de CTA Cristian Rosso sostuvo que "lo que hacemos también en esta protesta es denunciar lo que consideramos despidos encubiertos, porque detrás de esta asignación universal por hijo, que algunos compañeros reciben y otros no, se niega un puesto de trabajo totalmente merecido en estos casos y desempeñado con eficiencia y por mucho tiempo, más de ocho años".

Y aseguró que "a este gobierno no solo no le interesa la situación laboral de los compañeros aquí presentes, sino tampoco la calidad del servicio que brindan en sus respectivas áreas. Hay que gente capacitada y que trabajó bien, pero sin embargo, el gobierno prefiere reemplazarlos con gente de otras áreas, como las postas sanitarias, o de otras leyes. Esto demuestra que el trabajo es totalmente necesario, pero por una tozudez que no se comprende, no pone en práctica algo que es de sentido común", afrimó.

Rosso consideró que "en estos despidos encubiertos de los plantes Jefes y Jefas se muestran todas las falencias de un sistema precarizado, que se fue tapando con parches, y hoy, la cantidad de agujeros y grietas ya no se contienen".

Telerman anticipó que la lucha continuará hasta conseguir "un cargo en blanco para cada compañero despedido". Y en tal sentido, destacó que por estas horas se realizan rondas de consultas con los trabajadores del Hospital, para determinar cuales serán las próximas medidas, entras las que no se descartan paros con presencia en el lugar de trabajo.

Consideró también que resta la vía judicial para reclamar, aunque adelantó que es un proceso largo y las siete personas despedidas requieren respuestas inmediatas.

"El recurso humano siempre fue escasísimo, por no decir crítico en cada una de las áreas, y hoy, al no tener estos compañeros trabajando hace agua en los sistemas de bacteriología, cocina y mucamas", aseguró la dirigente de ATE.

Comentá la nota